Ir a contenido

Según el BBVA

El BBVA calcula que la economía creció el 1,9% el año pasado

Un informe del BBVA señala que las protestas de octubre en Catalunya tuvieron "un impacto negativo en la economía regional"

La entidad alerta de que la incertidumbre relativa a la política económica se mantiene por la falta de consenso en "temas clave"

El Periódico

Contenedores con productos de China en el muelle de Levante del Puerto de Valencia.

Contenedores con productos de China en el muelle de Levante del Puerto de Valencia. / Miguel Lorenzo

La econo0mía española creció el año pasado el 1,9%, dos ¿décimas menos que lo estimado por el Gobierno. El úlitmo informe del servicio de estudios presentado por el director de BBVA Research y economista jefe de Grupo BBVA, Jorge Sicilia, y el responsable de Análisis Económico de BBVA Research, Rafael Doménech, mantiene en el 1,6% su pronóstico del crecimiento del PIB para este año, dos décimas menos de lo inicialmente previsto, y augura un avance del 1,9% en el 2021 por la leve mejora del entorno internacional. De cumplirse este escenario, vaticina una creación de 600.000 puestos de trabajo entre 2020 y 2021, y que la tasa de paro baje al 12,5%. Actualmente esta es ligeramente superior al 14%.

Aunque la mayor parte de los componentes de la demanda doméstica crecerán con menos ímpetu que en los últimos años, esta seguirá explicando la mayor parte del avance del PIB, con una contribución de 1,9 puntos porcentuales en el bienio 2020-2021.

Según el estudio, la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros, efecutada por el anterior Ejecutivo a fecha de 1 de enero del 2019, provocó que las empresas dejaran de crear alrededor de 45.000 puestos de trabajo. Esta es una de las conclusiones del informe 'Situación España' del BBVA Research publicado este miércoles, que también constata la progresiva desaceleración de la economía española

Además, el estudio constata que la jornada de huelga y los episodios de tensión en Catalunya el pasado mes de octubre "parecen haber tenido un impacto negativo sobre la actividad en la economía regional", aunque inferior al de hace dos años; tras el referéndum de independencia del 1-O.

evisar el impacto de las medidas

Según BBVA Research, la velocidad futura de la recuperación de la economía española dependerá de las políticas que se implementen durante los próximos meses, ya que la incertidumbre relativa a la política económica se mantiene elevada por la falta de consenso que "parece mantenerse sobre temas clave". No obstante, el informe del BBVA dice que es "bienvenido" el compromiso del nuevo Gobierno con la responsabilidad fiscal y pide que la reducción del desequilibrio en las cuentas públicas debería seguir siendo un "objetivo prioritario".

A la espera de que el nuevo Ejecutivo acometa cambios en el mercado laboral o las pensiones, y antes de avanzar en una reversión de las reformas implementadas en años anteriores, BBVA Research ve conveniente revisar las evaluaciones realizadas sobre los efectos que han tenido las medidas introducidas, con un "análisis detallado de los costes y beneficios" de los cambios impulsados en vivienda o el incremento del salario mínimo. En este sentido, pide que se mantengan los aspectos de dichas medidas que han sido "valorados positivamente".

Según Sicilia, el 2020 "no ha empezado mal desde el punto de vista económico. Por dos razones. La primera es que se han estabilizado los datos de comercio internacional y sobre todo de producción industrial, al mismo tiempo que se mantiene la dinámica positiva en el sector servicios. Y, en segundo lugar, porque los elementos de riesgos asociados a la guerra comercial entre EE.UU y China y al 'brexit’, se han mitigado por dos razones: se va a firmar la fase 1 del acuerdo entre EEUU y China ya en enero, y no se va a producir un 'brexit' duro a finales de este mes de enero".

Por su parte, Doménech destacó que la economía española necesita llevar a cabo reformas "que aumenten su crecimiento potencial, crear un entorno más favorable a la inversión, a la innovación y a la creación de empleo". A su juicio, eso permitirá reducir algunos de los desequilibros como el déficit público, el desempleo y la desigualdad, y "afrontar con más garantías de éxito, tanto la transformación digital de nuestra economía como el cambio climático".