26 feb 2020

Ir a contenido

cuentas públicas

El Govern sitúa el déficit fiscal de Catalunya anclado en el 8% del PIB

La Conselleria d'Economia actualiza el cálculo entre lo que aportan y lo que recibe la comunidad en forma de inversiones del Estado del 2015 y el 2016

Agustí Sala

El vicepresidente del Govern y ’conseller’ de Economia, Pere Aragonès.

El vicepresidente del Govern y ’conseller’ de Economia, Pere Aragonès. / EFE / QUIQUE GARCÍA

El déficit fiscal de Catalunya, es decir el diferencial entre lo que pagan los ciudadanos mediante los impuestos y lo que recibe el territorio en forma de inversiones del Estado superó en el 2015 y el 2016 los 16.800 millones de euros. Esta cifra supuso el 7,9% y el 8,2% del producto interior bruto (PIB) respectivamente.

Las cifras corresponden a la actualización de las balanzas fiscales elaborada por la Direcció General de Pressupostos de la Vicepresidència i Conselleria d'Economia de la Generalitat. Estos cálculos se incluirán en el informe económico y financiero que acompaña al anteproyecto de ley de los Presupuestos de la Generalitat para el 2020, según ha anunciado la Conselleria d'Economia. El anterior cálculo correspondió al 2013 y 2014.

En cuanto al 201, la cifra se situó en 15.493 millones, el 8% del PIB, mientras que mientras que un año más tarde ascendió hasta 16.570 millones de euros, el 8,4% del PIB.

La última estimación de esta diferencia entre lo que se aporta y lo que se recibe responde al cumplimiento de la ley 10/2012 de 25 de julio, de publicación de las balanzas fiscales. La última actualización constata "un año más, que Catalunya padece una situación de déficit fiscal en relación el Estado", según la Conselleria d'Economia.

Estas cifras se calculan con dos métodos: el de flujo monetario y el de la incidencia carga-beneficio. El primero refleja el gasto efectivo que realiza el sector público estatal en Catalunya y el por el que apuesta el Govern porque considera que refleja mejor la situación. El mismo arroja una aportación del 19% y un retorno del 13%.

La Conselleria d'Economia destaca que los ingresos aportados por Catalunya "tienen un peso similar al peso del PIB catalán; en cambio, el gasto del Estado se sitúa casi seis puntos por debajo".  Según este sistema, el déficit fiscal en el 2015 fue de 16.803 millones, el 8,2% del PIB catalán. En el 2016 fue similar, 16.801 millones, un 7,9% del PIB. 

Con el segundo método, los ingresos se imputan al territorio donde residen las personas que finalmente soportan la carga y la asignación del gasto se hace al territorio donde reside el beneficiario. Este sistema arroja un déficit fiscal de 11.830 millones, el 5,8% del PIB en el 2015; y de 12.225 millones, el 5,7% del PIB en el 2016. 

El Govern dispone de datos de la evolución mediante el sistema de flujo monetario desde 1986 y el déficit fiscaal se sitúa en ua media del 8% del PIB durante ese periodo.

En el 2017, se dio a conocer la estimación que hizo el ministerio de Hacienda sobre las balanzas fiscales del 2014. En el caso de Catalunya situó el déficit fiscal en torno a los 9.900 millones de euros, frente a los 8.800 millones del ejercicio anterior; lo que suponía una reducción sustancial. Este cálculo correspondía al 5,02% del PIB catalán y se incluía en las estadísticas bautizadas por el ministerio de Cristóbal Montoro (PP) como Sistema de Cuentas Públicas Territorializadas (SCPT).

Estas cifras reconocían solo desfase entre lo aportado y lo recibido en la Comunidad de Madrid (19.205 millones, el casi el 9% del PIB), Catalunya, València (1.735 millones) y Baleares (1.516 millones). En los datos relativos al 2013 también aparecía Navarra, con un saldo negativo de 176 millones.