26 feb 2020

Ir a contenido

Jeff Merritt: "Sin gobierno, la tecnología tiene riesgos"

El director de IoT, Robótica y Ciudades Inteligentes del Foro Económico Mundial (WEF) advierte de los peligros de no regular las 'smart cities'

Estel Estopiñán

Jeff Merritt: "Sin gobierno, la tecnología tiene riesgos"

Jeff Merritt dirige el área de IoT, Robótica y Ciudades Inteligentes del Foro Económico Mundial (WEF) y lidera una alianza internacional para un uso responsable y ético de estas tecnologías. Advierte que, si no garantizamos un buen gobierno, la tecnología puede tener su lado oscuro. Merritt ha participado en el último encuentro de Digital Future Society sobre los riesgos y oportunidades del reconocimiento facial.

Pregunta: Está al frente de la primera alianza internacional por una gobernanza tecnológica ética y responsable. ¿Cuáles son sus prioridades?

Respuesta: Actualmente, las smart cities son un poco como el "Salvaje Oeste". No existen reglas o normas estándar sobre cómo se utilizan los datos de tecnologías como cámaras de tráfico o puntos de acceso Wi-Fi. Por eso empezaremos a poner a prueba un conjunto de estándares de políticas globales para el uso responsable y ético de las tecnologías de ciudades inteligentes.

P: Habla de smart cities como el Salvaje Oeste o una caja de Pandora. ¿Por qué?

R: Porque tienen el potencial de ayudar a combatir el crimen, reducir la contaminación, disminuir la congestión del tráfico, mejorar la prevención de desastres, etc. Pero también pueden generar riesgos y daños significativos si no se gestionan de manera responsable y ética. Podrían suponer una pérdida de privacidad personal, abrir nuevos riesgos de ciberseguridad o causar dificultades financieras a largo plazo si las ciudades no pueden permitirse las actualizaciones tecnológicas en curso.

P: ¿Cómo se imagina las ciudades en 5 años?

R: Vivimos una urbanización masiva. Cada semana, se estima que tres millones de personas se mudan a nuestras ciudades. Pero esta urbanización no es uniforme. En los próximos años, veremos una división cada vez mayor entre nuestras megaciudades y gran parte del resto del mundo.

P: Viviremos en megaciudades más complejas de gestionar…

R: Nuestra capacidad para gestionar estos cambios demográficos, garantizar economías dinámicas y proteger la calidad de vida de los ciudadanos requiere que no solo operemos nuestras ciudades de manera más eficiente, sino pensando en equidad, resiliencia y sostenibilidad. La tecnología puede ser una herramienta crítica para ayudar a enfrentar estos desafíos. Pero, si no se gobierna y gestiona adecuadamente, la tecnología en sí misma también puede convertirse en un grave riesgo.   

P: Algunas tecnologías se están implementando con polémica, como el reconocimiento facial o el Big Data...

R: La tecnología en sí misma no es buena ni mala.Es una herramienta o un medio para avanzar en un objetivo final. Todos tenemos la responsabilidad compartida de garantizar una gobernanza sólida y políticas para evitar un uso indebido. La definición de este "uso ilícito" probablemente variará según las diferentes geografías, pero esta debe ser una decisión colectiva que involucre a gobiernos, empresas y sociedad civil. Hay demasiado en juego para dejar nuestro futuro al azar.

P: ¿Qué pasa con la robótica? WEF advierte que a mediados de la década de 2030, hasta el 30% de los trabajos existentes estarán en riesgo de automatización...

R: No se trata de hombre versus máquina. Más bien, tenemos la oportunidad de pensar en cómo las máquinas pueden permitirnos trabajar de manera más eficiente como humanos. A medida que las industrias se transforman, el reskilling de los trabajadores debe ser aprovechado como una oportunidad para utilizar mejor nuestra fuerza laboral y explorar nuevas áreas de innovación. Pero debemos asegurarnos de que las pymes no se queden atrás, ayudarlas a tener éxito y prepararse para la cuarta revolución industrial.