21 oct 2020

Ir a contenido

finanzas públicas

El Estado elevará un 62% sus emisiones de deuda en el 2020

El Tesoro defiende que el alza responde a factores extraordinarios y que es una previsión "conservadora" que espera reducir

Economía asegura a los inversores que el nuevo Gobierno seguirá reduciendo el déficit y confía en que sea bien recibido

P. Allendesalazar

El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, en una imagen de archivo. 

El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, en una imagen de archivo.  / EUROPA PRESS / OSCAR CAÑAS

Tras un 2019 extraordinariamente positivo, el Estado tendrá que incrementar la colocación de deuda pública a los inversores durante el 2020, el primer alza desde el 2017. El Tesoro ha anunciado este miércoles que espera emitir 32.500 millones de euros netos durante el ejercicio, lo que supone un descenso del 7,1% respecto a su previsión del año pasado pero un aumento del 62,8% frente a los 19.960 millones que finalmente se colocaron. Con todo, el departamento dependiente del Ministerio de Economía ha defendido que se trata de una previsión "conservadora" y ha asegurado que espera que las emisiones finales sean menores.

El secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, ha argumentado que es "engañoso" comparar la cifra de cierre del 2019 con la previsión para este año, debido a que el pasado ejercicio se produjeron factores que "no tienen por qué repetirse y que no tienen que ver con el déficit" público. Así, ha recordado, el Banco Central Europeo (BCE) bajó los tipos oficiales en septiembre, en lugar de subirlos como se espera a principios del año, lo que permitió al Estado un ahorro de 2.371 millones en el pago de intereses y facilitó que las comunidades autónomas amortizasen de forma adelantada 5.273 millones que debían al Tesoro y emitieran por su cuenta otros 3.721 millones.

El mercado estima que los tipos permanecerán sin grandes cambios durante el 2020, pero el Gobierno ha previsto un "ligero aumento para estar cubiertos ante esa posibilidad". Este margen sumado a que varias comunidades autónomas pretenden volver a emitir en los mercados en lugar de pedir dinero al Estado hace "más probable que haya revisiones a la baja que al alza" en la estimación de emisiones de deuda. Entre estas comunidades no figura Catalunya ya que no cumple los requisitos: pasar del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) al de Facilidad Financiera y tener un grado de inversión por parte de las agencias de calificación (actualmente permanece en el nivel de 'bono basura').

Respuesta a las dudas

Las mayores dudas de los analistas, con todo, residen en la política fiscal y las medidas que adoptará el nuevo Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos. San Basilio, en esta línea, ha querido lanzar un mensaje tranquilizador a los mercados y a Bruselas. Así, ha asegurado que el Ejecutivo "no va a romper" los compromisos de reducción del déficit que se fijen con la Comisión Europea, así como que los presupuestos del Estado para el 2020 estarán "alienados" con estos compromisos y que su "deseo" es que no obliguen a emitir más deuda de la prevista, a pesar del aumento del gasto que previsiblemente contemplarán y que se espera financiar con subidas de impuestos.

También ha destacado que su ministra, Nadia Calviño, viene repitiendo tres líneas de actuación -estabilidad presupuestaria, crecimiento inclusivo y reformas estructurales- que seguirán siendo el eje de la actividad del nuevo Ejecutivo y que, ha defendido, permitirán avanzar en el "crecimiento sostenible: corrección de los desequilibrios macroeconómicos, pero también sociales". Por todo ello, se ha mostrado confiado en que la formación del Gobierno será bien recibida por el mercado y permitirá "de forma progresiva" que la prima de riesgo (diferencial del interés del bono a 10 años español respecto al alemán de referencia, indicador del riesgo de impago a ojos de los inversores) baje unos 30 puntos básicos adicionales, hasta el nivel que presentan Francia y Bélgica.

Continuista

San Basilio ha explicado que la estrategia del Tesoro para el 2020 es también "continuista", a la espera de contar con unas nuevas cuentas del Estado. Así, incluye un préstamo de 13.800 millones a la Seguridad Social para pagar las pensiones, la cifra incluida en los presupuestos del 2018 del Gobierno del PP que han sido prorrogados. Asimismo, recoge una partida algo inferior a los 10.000 millones para atender las necesidades de financiación netas (después de amortizaciones) de las comunidades autónomas y las corporaciones locales. Las cifras finales dependerán del presupuesto que el nuevo Gobierno tratará de aprobar.

El secretario general del Tesoro también ha confirmado que, como el Ejecutivo viene avanzando desde principios del año pasado, el Tesoro emitirá un 'bono verde' para financiar proyectos medioambientales en la segunda mitad del 2020. En principio tendrá un plazo de vencimiento de 20 años y se colocará mediante una primera emisión sindicada, que posteriormente se irá reabriendo mediante subastas, con el objetivo de que alcance un mínimo en circulación de 10.000 millones de euros en los próximos años.