03 jun 2020

Ir a contenido

RENUNCIA "DE MUTUO ACUERDO"

Luca de Meo abandona la presidencia de Seat de forma voluntaria

Permanecerá en el seno del grupo Volkswagen hasta conocerse su futuro, que está cada día más cerca de Renault

Su puesto lo ocupará de forma interina el vicepresidente de finanzas, Carsten Isensee, hasta encontrar un sustituto

Xavier Pérez

Luca de Meo, el 31 de octubre del 2018.

Luca de Meo, el 31 de octubre del 2018. / Reuters / Albert Gea

Luca de Meo ha decidido abandonar "a petición propia y de mutuo acuerdo" con el grupo Volkswagen la presidencia de Seat, según ha comunicado a media tarde la firma de Martorell. Con ello se da por cerrado uno de los capítulos más brillantes de la historia de la compañía española, en la que Luca de Meo ha conseguido presentar los mejores números de todos los tiempos.

El escrito remitido a los medios por la dirección de comunicación de Seat destaca que el directivo italiano seguirá formando parte del consorcio automovilístico alemán Volkswagen, matriz de Seat, "hasta nuevo aviso". La renuncia de De Meo a la presidencia de Seat se produce después que durante los últimos meses todos los rumores lo situaban como principal candidato para ser el nuevo consejero delegado de Renault.

De Meo será sustituido de forma temporal como presidente y de forma interina por el vicepresidente de Finanzas de Seat, Carsten Isensee (incorporado a la compañía el pasado 1 de junio de 2019) que añadirá esta a sus funciones. La firma española ha apuntado que esta reorganización del comité ejecutivo de la empresa toma efecto de forma inmediata, por lo que ahora se abre un periodo para encontrar al hombre que deberá pilotar el rumbo de la marca. 

Fuentes consultadas por EL PERIÓDICO señalan que desde los sindicatos prefieren a un candidato que tenga el mismo perfil comercial que Luca de Meo, ya que si el consorcio alemán acaba adoptando un presidente de corte financiero o más de producto es posible que la conexión no sea tan fácil.

El próximo mes de septiembre se tiene que negociar un nuevo convenio colectivo en Seat y por ello los sindicatos tenían la esperanza de que el italiano no abandonara la marca antes de ese momento. Ahora deberán lidiar con el nuevo responsable, que no es probable que sea (como llegó a apuntarse) Jurgen Stackmann (actual vicepresidente de ventas y márketing de Volkswagen), que ya presidiera Seat antes que De Meo antes del estallido del 'dieselgate' en 2015.

Otro frente que queda abierto es el de la apuesta por la micromovilidad urbana que inició Luca de Meo, con la activación de Seat Metropolis Lab y de la compañía XMOBA. El hasta ahora presidente también había sido el artífice del reciente acuerdo con la compañía Silence para producir una nueva línea de motos eléctricas con la marca Seat.

Todavía se desconoce cuál será el nuevo puesto que en el Grupo Volkswagen han reservado para De Meo, aunque es probable que permanezca 'en la nevera' hasta el próximo mes de marzo aproximadamente. De esta forma, con la renuncia voluntaria por parte del directivo, se consigue maquillar una marcha a Renault de forma inmediata. En todo caso, el fichaje, por la marca del rombo se produciría más adelante en un gesto más de cara a la galería que al resto del sector, que hace tiempo daba por hecha la llegada del italiano.

Uno de los principales obstáculos que podría haber encontrado De Meo para su salida del Grupo Volkswagen es una cláusula de no competencia en su contrato que, según apunta Reuters, le obliga a permanecer un año sin comprometerse con niguna firma automovilística. Probablemente, de no existir ese 'detalle', el directivo ya habría estampado su firma por Renault a finales de diciembre. Luca de Meo conoce al dedillo los planes del grupo alemán, y por eso prefieren tenerlo atado hasta estar seguros de que no representa un peligro.

Fuentes cercanas a la negociación entre las partes reconocen que el precio que pide Volkswagen por la 'libertad' de De Meo es demasiado elevado. Según el rotativo francés La Tribune también ser especula con la posibilidad de que ofrezcan al ya ex-presidente de Seat un puesto en alguna de las otras marcas del Grupo Volkswagen (Lamborghini, Bugatti, Bentley, Skoda, Audi, Porsche o Ducati), mientras se aclara su futuro.