19 feb 2020

Ir a contenido

Turquía envía a prisión a cinco acusados de ayudar en la fuga de Ghosn

La justicia turca incauta dos aviones privados y manda encarcelar a empleados que habrían ayudado al expresidente de Renault-Nissan a escapar de su juicio en Japón

El Periódico

El expresidente de Nissan, Carlos Ghosn, en una foto de noviembre del 2018.

El expresidente de Nissan, Carlos Ghosn, en una foto de noviembre del 2018. / AFP / LUDOVIC MARIN

El caso Ghosn sigue generando temblores. Este sábado, Turquía mandó a prisión preventiva a cinco de los siete detenidos por haber colaborado, presuntamente, en la fuga del expresidente de Renault-NissanCarlos Ghosn, acusado en Japón de irregularidades financieras.

El ministro de Justicia de Turquía, Abdulhamit Gül, también confirmó ayer en una entrevista con la agencia turca Anadolu que se habían incautado dos aeronaves de una aerolínea privada. Aunque no dio nombres, se trata a todas luces de la compañía turca MNG, dedicada al alquiler de aviones privados, que el viernes ya confirmó la implicación de uno de sus empleados.

El pasado jueves, las autoridades arrestaron a siete personas en relación con la fuga de Ghosn al Líbano a través del aeropuerto estambulí de Atatürk. Dos de los detenidos han sido puestos en libertad, mientras que para el resto se decretó prisión preventiva. Esos son cuatro pilotos, de los que dos habían estado de servicio en los aviones empleados para el delito, y un director de una empresa de carga privada.

FUGA DE PELÍCULA                                                       

Ghosn, de 65 años, que estaba en libertad bajo fianza en Tokio desde el pasado 25 de abril y a la espera del juicio por las irregularidades financieras de las que se le acusa, apareció el pasado martes en Beirut después de salir clandestinamente de Japón. Antes de fugarse, el ex alto directivo ofreció los derechos de su historia al productor de Hollywood John Lesher, oscarizado por ‘Birdman’, para que la llevase al cine.

Aparentemente, el multimillonario prófugo voló primero desde la ciudad nipona de Osaka al aeropuerto Atatürk, y desde allí al Líbano. Hasta el momento Turquía no ha recibido una petición formal de colaboración jurídica por parte de Japón, sino que la investigación en curso se basa en la sospecha de violación de las leyes turcas.

El gobierno libanés sí ha recibido una petición, pero de la Interpol, que pide la detención de Ghosn. El próximo miércoles día 8 el expresidente de Renault-Nissan comparecerá ante los medios.