Cosecha 2019-2020

La(s) crisis de la alcachofa

Las altas temperaturas y episodios climatológicos como la gota fría empeoran la calidad de la actual cosecha de esta verdura y están provocando un descenso en las ventas

Albert Bou, agricultor en el Baix Llobregat, recoge las alcachofas plantadas en sus huertos de El Prat. 

Albert Bou, agricultor en el Baix Llobregat, recoge las alcachofas plantadas en sus huertos de El Prat.  / Jordi Cotrina (El Periódico)

Se lee en minutos

Frita en láminas, al vapor con un chorro de vino, rellenas de carne o mariscos o como escudera en guisos o arroces. La alcachofa es un alimento polifacético y muy presente en la dieta mediterránea, especialmente durante los meses de otoño e invierno. Aunque, recetas a parte, su éxito entre los comensales depende en gran medida de la calidad de esta verdura. Y este año la cosecha está llegando con ciertas dificultades, que afectan más a las propiedades que a la cantidad cosechada. Los agricultores achacan a un otoño demasiado suave en cuanto a las temperaturas y a episodios climatológicos, como la gota fría, la menor calidad comparada con otros años. Y los mayoristas reconocen un menor éxito de ventas: en Mercabarna este año están vendiendo aproximadamente el 20% menos de este alimento.

La alcachofa es un pariente lejano del cardo que encuentra su terreno fértil principalmente en la costa levantina. La Asociación de Alcachofas de España señala a Murcia como el principal productor español, seguida por la Comunidad Valenciana y las provincias catalanas de Tarragona y Barcelona. Y no en todas las comarcas, pues según cuenta Jordi Ráfols, agricultor de Gélida (Alt Penedés), este año ha renunciado a plantar alcachofas tras tres años de prueba, ya que las temperaturas de la zona eran excesivamente bajas. España como el tercer productor mundial, detrás de Italia y Egipto, de esta verdura, con una tirada entre octubre y marzo de más de 200.000 toneladas anuales.

Calidad, no cantidad

"No estamos teniendo problemas de abastecimiento; es más un problema de calidad que no de cantidad", explica el presidente de la asociación de mayoristas de Mercabarna, Jaume Flores. Es por ello que desde el gran distribuidor del área metropolitana no están detectando mayores precios (el kilo lo venden al por mayor entre los 1,2 euros y los 1,7 euros), pero sí menos éxito de ventas. "No es fácil encontrar de muy buenas, cuando para estas fechas todas deberían serlo", explica Flores.

La peor gota fría en los últimos 30 años que se cebó el pasado septiembre con el litoral mediterráneo es uno de los principales responsables de la mala cosecha alcachofera, especialmente por la zona de Alicante. En Murcia vivieron una de cal y otra de arena, según explica el presidente de ASAJA del Campo de Cartagena, Manolo Martínez Meroño. Pues algunas zonas se beneficiaron de un aumento de las lluvias, como el Valle del Guadalentín, y otras, como la Vega Baja de Segura, quedaron prácticamente impracticables tras el desastre climatológico. "Gota fría a parte, llevamos tres años consecutivos de pérdida de la superficie de cultivo, pues cada vez llueve menos y la alcachofa es un cultivo que pide mucha agua", se lamenta Martínez Meroño.

El 'micro clima' de El Prat de Llobregat

Las malas perspectivas que llegan del sur contrastan con las buenas palabras con las que describe el agricultor Albert Bou la cosecha que recoge estos días en El Prat del Llobregat. "Las primeras eran poco atractivas por el exceso de temperatura, pero ahora que ha refrescado algo más salen prietas y tiernas", comenta.

Te puede interesar

Alcachofas plantadas en El Prat de Llobregat (Baix Llobregat) / jordi cotrina (el periódico)

Bou explica que sus alcachofas las está vendiendo a los mayoristas a 2,5 euros el kilo y que no le faltan compradores. No se aventura a calificar todavía como irá la temporada, pues "en nuestro oficio tenemos el negocio sin tejado", pero de momento le pone un notable alto. "Si refresca un poco más la calidad mejorará y podemos salvar la temporada", declara el presidente de la asociación de mayoristas de Mercabarna, Jaume Flores.