24 feb 2020

Ir a contenido

Mercado laboral

El empleo cierra el 2019 con su crecimiento más flojo en 6 años

El paro baja en casi 40.000 personas, su menor descenso desde el 2013, y cierra en 3.163.605 desempleados

La creación de empleo en Catalunya cierra a un ritmo del 2,6%, por encima de la media española

Gabriel Ubieto

El paro bajó en 38.692 personas en el 2019. En la foto, una cola de desempleados en una oficina del INEM en Barcelona. / RICARD CUGAT / VÍDEO: EUROPA PRESS

España 'mató' el 2019 en términos de empleo de la misma manera que vivió el resto del año. El crecimiento de la ocupación da señales de cierto agotamiento, aunque el enfriamiento general de la economía que empaña ya de manera evidente otros indicadores como la inflación o el PIB está encontrando mayores resistencias en el mercado laboral. La Seguridad Social acabó el ejercicio con casi 400.000 afiliados más que los que tenía en diciembre del año anterior, lo que representa el cierre más flojo en los últimos seis años. El paro sigue a la baja y cierra el 2019 con su séptimo año consecutivo de reducciones, aunque también refleja signos de agotamiento, con el descenso más moderado de esos siete años. Catalunya, por su parte, evoluciona con acento propio y este diciembre registró un fin de año de destrucción de empleo, aunque también lo acabó con un ritmo de creación superior a la media española; tal como reflejan los datos referentes al mes de diciembre y publicados este viernes por el Ministerio de Trabajo. 

El ciclo expansivo en el que lleva inmerso el mercado laboral español durante los últimos cinco años continúa, pero este vive ya en una etapa más cercana a la decadencia que al vigor de sus inicios. La evolución de los datos muestran que el recién concluido 2019 fue un año de transición, con una ocupación que crecía a un ritmo del 2,9% interanual en enero y que ha acabado diciembre al 2%. Un porcentaje más cercano al 2,6% del diciembre del 2015, el primero de la recuperación del empleo, que del 3,4% del 2017, el ejercicio con incrementos más vigorosos. 

Pese a dicha desaceleración, España cerró el 2019 con 19.408.538 afiliados a la Seguridad Social, 384.373 más que el mismo mes del año anterior. "Si mantenemos crecimientos del PIB por encima del 1,5%, como indican varios organismos, existe margen para seguir creando ocupación durante el 2020", considera el catedrático de economía financiera de la UPF, Oriol Amat. "Aunque no a los ritmos de años anteriores", reconoce. "La desaceleración o bien ha tocado fondo o bien no tardará mucho en hacerlo", sostiene la economista senior de Funcas, María Jesús Fernández.

Una de las notas positivas es el empuje que conserva el empleo de las mujeres, en comparación con el de los hombres. Estas cerraron el 2019 con un ritmo de incremento del 2,6% interanual (el masculino fue del 1,5%) y un total de 9.060.045 trabajadoras en activo, la cifra más alta de la serie histórica.

Y la negativa es ha sido la calidad del empleo, la eterna asignatura pendiente del mercado laboral español. El pasado ejercicio se firmaron en España 22,5 millones de contratos, para acabar estabilizando a casi 400.000 nuevos empleos. La temporalidad se ha mantenido anclada casi todos los meses por encima del 90% en cuanto a nuevos contratos rubricados y ha aumentado la brevedad de las relaciones eventuales. "Veremos cómo influyen en este sentido las modificaciones que ha anunciado el futuro Gobierno", señala Fernández de Funcas. 

38.692 parados menos, el cierre más flojo desde el 2012

El agotamiento del mercado laboral español es mucho más evidente a la hora de reducir las colas del paro que de cara a generar nuevos empleos. Así lo revelan los datos publicados por el Ministerio de Trabajo este viernes, que muestran que si la ocupación empezaba el año creciendo al 2,9% y lo terminó al 2%; el paro comenzó el año con reducciones interanuales del 5,5% y lo terminó bajando al 1,2%. El número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo bajó en 38.692 desempleados respecto a dieciembre del 2018 y lo hizo por séptimo cierre de año consecutivo. Aunque este también fue el menos pronunciado desde que España inició la recuperación en el 2013.

El volumen total de parados alcanzó al finalizar el ejercicio la cifra de 3.163.605 desempleados, la más baja a cierre de año desde 2008, después de registrar en el último mes de 2019 un descenso mensual de 34.579 desempleados (-1,1%), su peor dato en un mes de diciembre desde el 2011, cuando subió en 1.897 parados.

Catalunya, un fin de año de "moderación"

El mercado laboral en Catalunya muestra desde hace meses un comportamiento adelantado a la tónica española y sus cifras revelan un mayor enfriamiento. Diciembre concluyó con 3,49 millones de afiliados a la Seguridad Social, el 0,1% menos que el mes anterior; sumando así su segundo mes consecutivo en el que destruye empleo. No obstante, la comparativa interanual se mantiene en positivo y el diciembre del 2019 cerró con el 2,6% más de ocupados que en el diciembre del 2018; un ritmo de crecimiento superior a la media española. 

En materia de desempleo, la dinámica catalana es muy pareja a la española. Comenzó el año bajando en el interanual al 5,8% y lo ha cerrado con un retroceso del 1,2%; con un total de 388.124 desempleados en Catalunya. Con la ocupación al alza y el paro a la baja, el 'conseller' de Treball de la Generalitat, Chakir El Homrani, ha definido la situación como "positiva, pero somos conscientes de los retos"; según ha valorado en rueda de prensa. También ha valorado que el paro de larga duración se ha reducido en el último año el 6,4%.

Temas Empleo Paro