11 ago 2020

Ir a contenido

Autopistas

"La AP-7 gratis es una ayuda. Que fuera tan cara echaba para atrás"

La autopista incrementa el tráfico en el primer día sin peaje y los usuarios aplauden la gratuidad del recorrido tras 48 años de pagos

Los transportistas calculan un ahorro de aproximadamente 2.500 euros por vehículo

Laura Ballester

Conductor pasando a través de una antigua estación de peaje de la AP-7.

Conductor pasando a través de una antigua estación de peaje de la AP-7. / Marc Vila (El Periódico)

La autopista de peaje AP-7 entre TarragonaValència y Alicante ya es historia. Abertis levantó cuatro horas antes de la Nochevieja del 2019 las barreras de la treintena de peajes instalados en los 374 kilómetros de la AP-7 que atraviesa las provincias de Tarragona, Castelló, València y Alicante, según informa el diario Levante-EMV, parte del grupo Prensa Ibérica.

Una anunciada y esperada decisión que obtuvo una respuesta inmediata durante las primeras horas del 2020. La antigua autopista ahora liberada experimentó un incremento del tráfico en el primer día sin peaje, según confirman fuentes del Ministerio de Fomento. Un aumento que, por ahora, no se puede cuantificar ya que con la concesión a Abertis la afluencia de vehículos se calculaba en función de los vehículos que abonaban el peaje. Al dejar de expedirse los tiques de abono desde las 20 horas del pasado 31 de diciembre, el Ministerio de Fomento deberá ahora instalar medidores de aforo para conocer con exactitud el nuevo tráfico que absorbe la AP-7. Tras la relativa calma por la celebración de la Nochevieja y Año Nuevo, los responsables de carreteras esperaban un pico de tráfico, a partir de las seis de la tarde de del miércoles, que esperaban se resolviera sin aglomeraciones.

De hecho la normalidad fue la tónica de las primeras horas de gratuidad en la AP-7. Un nombre que seguirá conservando, a pesar de que el peaje haya pasado a mejor vida, para evitar confusiones con la A-7, que discurre por el interior de la Comunitat Valenciana. El único incidente destacable, al cierre de esta edición, se produjo en Alcalà de Xivert donde un vehículo se salió de la vía, aunque sin relación con el levantamiento de las barreras en las zonas de peaje. La Dirección General de Tráfico (DGT) también informó que desde el levantamiento de las barreras no se produjo ningún incidente circulatorio en la AP-7 y el tráfico se desarrolló con total normalidad. A pesar de ser jornada festiva, el incremento del tráfico de camiones por la AP-7 era evidente a partir del mediodía en la zona del antiguo peaje de Sagunt, según pudo comprobar este medio.

Alegría y alivio de los usuarios

Los viajeros que realizaban parada y fonda en el área de servicio de la capital del Camp de Morvedre celebraban la novedad de la gratuidad tras casi medio siglo de pagos por desplazarse a lo largo de esta franja del corredor mediterráneo viario. Era el caso de Pedro Salinas Pérez, vecino de la localidad murciana de Águilas que se dirigía a Toulouse. Una ruta que realiza "todos los años un par de veces" por lo que sólo al trayecto entre Tarragona y Alicante debía dedicar "unos setenta euros, aunque debería mirar las facturas porque uso telepeaje", aseguraba este vecino de Murcia que se dedica laboralmente a las piscifactorias. "Es un alivio para el bolsillo y viene bien. Es estupendo que sea gratuita, aunque está claro que ahora la pagaremos entre todos".

Adrián, un joven de Barcelona, volvía de pasar la Nochevieja en València consciente de que la ida había sido de pago y la vuelta gratis total hasta Tarragona. "Ya lo teníamos en mente al planificar el viaje, al venir nos costó alrededor de 30 euros", explica mientras hacía un alto en el camino del área de servicio de Sagunt. Sobre la gratuidad de la AP-7 de Tarragona a Alicante, Adrián considera que "es una ayuda porque es un trayecto muy frecuentado para recorrer la costa y verlo tan caro echaba para atrás e intentabas hacerlo por otras vías. Ahora será mas viable coger el coche".

Quien desconocía la noticia sobre el fin del peaje era Andrea, un italiano de Bergamo, que viajaba de Murcia a su país natal. "En Italia siempre pagamos peaje en todas las autovías. Me gusta mucho que esta autovía sea gratuita porque así me incentiva para volver otras veces con el coche. Y me gustaría que fuera así en Italia".

Por último, Juan José, de Alicante, viajaba ayer  con su autocaravana desde Elda a Girona "a pasar unos días y me alegré muchísimo al escuchar en las noticias que a partir de hoy era gratuita porque era un dinero. Hemos hecho esta ruta con peaje y sólo en este tramo se nos iban cincuenta euros". Una alegría que, añadía, no está motivada "solo pensando en mi, sino en los camioneros y en las personas cuyo trabajo es el  transporte por carretera. Eso me alegra más que el beneficio personal que yo obtenga, porque lo nuestro es esporádico y sólo nos beneficiamos cuando salimos de viaje".

Beneficio para los transportistas

Precisamente el sector del transporte por carretera serán uno de los más beneficiados tras la finalización del peaje en los 374 kilómetros entre Tarragona y València. La gratuidad supondrá un importante ahorro para los transportistas que la Federación Valenciana de Empresarios del Transporte (FVET) ha cuantificado entre 2.000 y 2.500 euros por vehículo, según informa la agencia Efe. Además, conllevará un mayor uso de una vía mejor, de alta capacidad y más rápida para los transportistas que cubren rutas de proximidad entre Valencia, Alicante y Castellón y que hasta ahora evitaban utilizar esta vía para ahorrarse el peaje.