Ir a contenido

Tributación local

Un total de 182 ayuntamientos catalanes subirán sus valores catastrales en el 2020

Las capitales de Girona y Tarragona se encuentran entre los municipios que han solicitado la revisión

El aumento de la valoración implica una subida del IBI a no ser que lo neutralice el consistorio

Rosa María Sánchez

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una comparecencia en el Senado.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una comparecencia en el Senado. / David Castro

Un total de 184 municipios catalanes, entre los que se encuentran las capitales de Girona y Tarragona, han solicitado al Ministerio de Hacienda revisar en el 2020 los valores catastrales de sus inmuebles urbanos, que son los que, sobre todo, sirven para aplicar el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI).

De estos 184 municipios catalanes, la revisión implicará subidas de los valores urbanos de entre el 3% y el 5% para un total de 182 de ellos pues la anterior ponencia se había realizado en fechas anteriores al 2011. Solo en dos municipios de Lleida que han solicitado la revisión (Arlesa de Lleida y Os de Balaguer), los nuevos valores implicarán una corrección a la baja (del 3%) pues los últimos datan del 2011. 

Una subida de los valores catastrales implica un aumento de la base imponible sobre la que cada ayuntamiento aplica su impuesto sobre bienes inmuebles (IBI). Si sube el valor catastral sube el IBI, a no ser que el ayuntamiento decida neutralizar de algún modo este efecto reduciendo el tipo impositivo (porcentaje) que se aplica sobre la base imponible para evitar lo que en algunas ocasiones se ha denominado como 'catastrazo'. La ley ya prevé que el alza en el IBI se aplique de manera gradual a lo largo de 10 años pero cada ayuntamiento puede neutralizar aún  más el efecto de la subida.. 

A la inversa, si baja el valor catastral, lo normal es que baje el IBI, a no ser que se modifique al alza el tipo impositivo que se aplica. En todo caso, los posibles efectos no se notan en el año en que se realiza la actualización catastral sino dos ejercicios después.

Publicación en el BOE

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica este sábado la orden del Ministerio de Hacienda que establece la relación de los 1.092 municipios de toda España que han solicitado revisar sus valores catastrales urbanos en el 2020. Entre ellos se encuentran 16 capitales de provincia.

Los ayuntamientos pueden solicitar la actualizacion de sus valores siempre que hayan transcurrido al menos cinco años desde la entrada en vigor de los últimos valores catastrales. Los ayuntamientos que aparencen ahora en la orden ministerial debieron solicitarlo antes del 31 de julio pasado.

El BOE también publica el real decreto ley de medidas en materia tributaria, catastral y de Seguridad Social que establece cuánto deberán subir o bajar los nuevos valores catastrales en el 2020 en función del último año en que se revisaron.

Para los 78 municipios españoles que ahora solictan la actualización de unos valores cuya última revisión se realizó entre 1984 y 1988 el real decreto prevé un coeficiente de acutalización de 1,05 que implica una subida del 5%. Para los 927 municipios que se sitúan en el intervalo entre 1989 y el 2003, se prevé un coeficiente de 1,03 (subida del 3%) y para los 87 ayuntamientos que revisaron sus valores catastrales por última vez entre el 2011 y el 2013 se prevé coeficiente de 0,97 que implica una reducción del 3%.

Las capitales de provincia que revisarán al alza los valores catastrales son: Girona (que no lo había actualizado desde 1990), Valladolid y Córdoba (desde 1995), Teruel, Palencia y Cádiz (desde 1996), Jaén, Logroño, Granada y A Coruña (desde 1997), Valencia y Lugo (desde 1998), Huelva (desde 2000) y Sevilla, Huesca y Tarragona (desde 2001). Los valores catastrales bajarán en Castellón, cuyos valores eran de 2012, y Zaragoza y Guadalajara (de 2013), cuyas anteriores revisiones coinciden todavía con la burbuja inmobiliaria. . 

Municipios catalanes

En dos de los 184 municipios catalanes que han solicitado la revisión, como Montestquiu (Barcelona) o Celra (Girona) no se han revisado los valores desde hace 34 años, en 1985. Los siguientes más antiguos, de 1986, son los de Cercs, Guardiola de Bergueda y Palafolls, en Barcelona y los de Belasau, Caldes de Malavella, Corçca, Puigcerda y Torroella de Montgrí, en Girona.

De acuerdo a los coeficientes publicados en el BOE estos municipios con unos valores catastrales más antiguos (entre 1984 y 1988) deberán subirlos el 5%. A modo de ejemplo, si una de estas viviendas tiene en la actualidad un valor catastral del 20.000 euros, este pasará a ser de 21.000 euros

Entre los consistorios catalanes que han solicitado revisar sus valores en el 2020 se encuentran los de Badalona, Esplugues de Llobregat, Granollers, L'Hospitalet o Martorell en Barcelona.  Los de Girona, Lloret de Mar o Palafrugell, en la provincia de Girona. Los de Tarragona, Reus o Vandellos en la provincia tarraconense. O Vielha e Mijaran en Lleida

Algunos de los municipios catalanes que han solicitado revisar sus valores en el 2020 ya lo solicitaron para el 2019 sin que llegara a llevarse a efecto esa actualización por parte de las autoridades municipales.

Temas: Catastro