22 feb 2020

Ir a contenido

cambios

El sector del cava inicia su transformación para recuperar prestigio

El consejo regulador aprueba por unanimidad crear subzonas geográficas e incidir en el origen de los espumosos

El presidente del organismo supervisor, Javier Pagès, asegura que el acuerdo es "histórico"

Agustí Sala

El sector del cava inicia su transformación para recuperar prestigio

¿Revolución o transformación?. El sector del cava cambia, en principio, para mejor. El consejo regulador de esta denominación de origen (DO), la que cuenta con mayor peso de la exportación, ha acordado por unanimidad crear subregiones y normativas para inicidir en el origen de los espumosos, y que esta se relfeje en el etiquetado, así como la creación de distintas calidades para potenciar el prestigio del producto, explica el presidente del organismo, Javier Pagès.

En la reunión se han logrado superar las reticencias de algún gran productor, como Freixenet, que en la actualidad es propiedad del grupo alemán Henkell. De hecho, las dos grandes compañías elaboradoras catalanas pertenencen en la actualidad a accionistas extranjeros. Es también el caso de Codorniu, de cuya familia fundadora es Pagès, que desde hace varios meses es propiedad del fondo británico Carlyle.

Pagès destaca que el paquete de reformas, que debe ser validado por el ministerio de Agricultura y por la Unión Euriopea (UE), ha sido adoptado por unanimidad de todos los representantes del pleno. "como en cualquier actividad, la unidad del sector es fundamental", asegura. Está previsto que la nueva regulación, en la que se ha trabajado durante más de un año, no sin polémicas y diferencias entre elaboradores,  esté lista a finales de enero o principios de febrero.

Todo este conjunto de modificaciones coinciden  con un momento en el que el sector trata de recuperar prestigio y vive, a la vez, bajo la amenaza de quedar sujeto a aranceles en EEUU. Washington podría tomar una decisión en este sentido a finales de enero. Pagès, que asegura que el tema no se ha tratado en la reunión, admite que la posibilidad se ve con preocupación, aunque asegura que el impacto podría ser más a corto que a largo plazo. 

La transformación también se produce después del cisma que se vivió en el sector con el nacimiento de Corpinnat, formado por nueve elaboradores de vinos espumosos de nivel medio y alto, que acabaron saliendo de la denominación de origen cava.

Al conjunto de modificaciones, que el presidente del consejo regulador ha perseguido que se llevara cabo con el máximo consenso, se suma un plan estratégico para potenciar el prestigio del cava. Entre los cambios introducidos, que deberán incorporarse a la regulación, está la creación de distintas calidades, la potenciación del origen de los espumosos o la delimitación de subregiones geográficas "para poner en valor" zonas como Requena, en València; y otras, eplica Pagès.

A juicio del presidente del consejo regulador, el actual es "un momento histórico" en el que se vive una "transformación importante". No se trata, agrega, de "romper con el pasado si no de tomar medidas para que el cava siga siendo una referencia de calidad". En su opinión, "el cava cuenta con una imagen de prestigio inferior a su calidad" y eso es en lo que pretenden inicidir.

Las dos organizaciones patronales del sector han mostrado su satisfacción por el acuerdo histórico sellado hoy. El presidente del Institut del Cava, Damià Deàs, afirma que "la unidad del sector ha hecho posible hacer un nuevo gran paso, que será trascendental". Entiende Deàs que el acuerdo permite "dar confianza y tranquilidad al sector". Por su parte, el presidente de PimeCava, Pere Guilera, destaca que el nuevo plan es "una buena decisión estratégica y de futuro".

El acuerdo alcanzado hoy persigue la revalorización del territorio y el origen, reforzando la ya elevada calidad del cava con una nueva normativa complementaria.

Con más del 60% de las ventas internacionales, cava es la denominación de origen española que más vino exporta. Reúne más de 38.000 hectáreas de viñedo y a más de 6.800 viticultores. Sus 380 bodegas asociadas están presentes en más de 100 países. En la campaña pasada, la producción ascendió a 244 millones de botellas, con un descenso del 3,2% provocado por el retroceso en el mercado español, que el sector atribuyó al boicot de otras zonas distintas a Catalunya

De la cifra total, 165 millones botellas de destinaron al exterior, con un incremento del 1,8% con respecto a la campaña anterior. Para la temporada actual, que aún o está cerrada ya que queda una buena parte de las fiestas navideñas durante las que se consumen de forma masiva estos vinos espumosos, el sector espera alcanzar unas cifras similares a la anterior, explica Pagès.

El presidente del consejo regulador asegura que en la reunión no se ha tratado de la posibilidad de que EEUU incluya el cava en su política de imponer aranceles a productos agrolimentarios europeos. En todo ha admitido que existe preocupación, ya que se trata de uno de los principales mercado a los que se exporta, tras Alemania, Bélgica y Reino Unido. Washington tomará una decisión a finales de enero.