Daniel Abadie: "El mejor trámite es el que se elimina"

EL PERIÓDICO y Mobile World Capital Barcelona descubren cada semana los perfiles más innovadores y creativos que están construyendo una sociedad mejor a través de la tecnología.

Daniel Abadie. 

Daniel Abadie. 

2
Se lee en minutos
Estel Estopiñan

Daniel Abadie lleva 12 años liderando la transformación digital del sector público en Argentina y construyendo servicios digitales centrados en el ciudadano. Los últimos cuatro años, desde el Gobierno de la nación como subsecretario de Gobierno Digital y los ocho anteriores desde el ayuntamiento de la ciudad de Buenos Aires. Asegura que ha trabajado concibiendo su departamento como una 'start-up' de tecnología dentro del Estado dedicada a desarrollar productos para simplificar la vida de los ciudadanos. La red global Apolitical ha elegido a Abadie como una de las 20 personas más influyentes del mundo en gobierno digital y visitó Madrid para compartir su experiencia, invitado por Digital Future Society.

 

-- Lleva 12 años trabajando por un Gobierno digital en Argentina y Buenos Aires. ¿Cómo debe ser la Administración del futuro?

-- El gran desafío no tiene que ver con lo 'smart'. El gran reto es personalizar la experiencia del ciudadano. Las administraciones serán proveedores de servicios y su desafío es modernizarse, desarrollar políticas públicas inclusivas, formar a sus funcionarios y ofrecer servicios de calidad. La burocracia no puede ser un problema para una empresa, para un ciudadano, para iniciar un negocio o acceder a una ayuda. Sin duda, el mejor trámite es el que se elimina.

 

-- Cierra su etapa en el ejecutivo de Mauricio Macri tras cuatro años trabajando por la transformación digital del Gobierno. ¿De qué medidas se siente más orgulloso?

-- La primera es la aplicación MiArgentina, donde millones de ciudadanos pueden realizar miles de trámites y acceder a documentos como el DNI, los papeles del coche y todo tipo de información personalizada. Fue una iniciativa revolucionaria para avanzar hacia el abandono total del papel. También desarrollamos un asistente virtual para el embarazo y la primera infancia que consiguió que se aumentasen los controles y se convirtió así en una herramienta digital de lucha contra la mortalidad materno-infantil. Y, al mismo tiempo, creamos Argentina.org.arg, un portal que centraliza mil sitios oficiales pensados para el usuario.

 

-- El avance del Gobierno digital también va acompañado del debate sobre el uso de nuestros datos...

-- Hay que ser extremadamente respetuosos con los datos del ciudadano y por eso siempre hemos trabajado con la autoridad responsable de su protección. Es la responsabilidad del sector público y del privado. Las buenas prácticas nos llevan a informar siempre al usuario sobre para qué se va a usar la información y a que él decida siempre qué datos aporta. Siempre hay una forma de defender al usuario final. También es nuestro desafío: avanzar en un internet más abierto y transparente en el uso de los datos.

-- En países con una extensión tan grande y tan diverso como Argentina, se evidencia más la brecha digital. ¿Cómo se combate?

--En Argentina tenemos 60 millones de líneas de teléfonos móviles y el 80% son prepago, lo que significa que sus propietarios tienen ciertas dificultades para navegar por internet. Por eso hemos desarrollado un plan para reducir la brecha y dar conexión a dos millones de hogares y trabajamos para promover la formación digital entre la población. Pero esta es una tarea y una responsabilidad tanto para el sector público como para el privado.

 

Noticias relacionadas

-- ¿Hay gobiernos digitales modélicos?

-- Hay muchos ejemplos de buenas prácticas en Uruguay, Canadá, California, Ontario, Portugal… Todos lo están haciendo bien, buscando el mismo objetivo por vías diferentes. Pero la clave, para todos, es mejorar el servicio al ciudadano dándole lo que él quiere y no lo que el Estado cree que necesita.