04 jun 2020

Ir a contenido

impuestos

¿Puedo todavía ahorrar en el IRPF?

Los planes de pensiones y la hipoteca son las mejores herramientas para abaratar la factura antes de que acabe el año

Agustí Sala

Oficina central de la Agencia Tributaria, en la plaza de Letamendi de Barcelona.

Oficina central de la Agencia Tributaria, en la plaza de Letamendi de Barcelona. / QUIM ROSER

Aún quedan algunos días hábiles (pocos) para rebajar la factura del impuesto de la renta (IRPF) que deberá liquidarse en la campaña que comenzará el 2 de abril.

Hay tiempo hasta que suene la última campanada la noche del 31 de diciembre. Los técnicos de Hacienda, agrupados en Gestha, destacan que es posible ahorrarse hasta casi 4.300 euros si se adoptan las medidas adecuadas, aunque lo cierto es que son los contribuyentes con mayores ingresos y patrimonio los que, como es lógico, pueden aprovechar al máximo las deducciones y otros beneficios previstos en el IRPF.

Así, mientras que las personas con rendimientos anuales inferiores a 21.000 euros podrán abaratar su factura en unos 1.600 euros, este ahorro escalaría hasta casi 60.000 para los de más de 600.000.

Plan de pensiones: Ahorro con sorpresa a largo plazo

Hasta 48 céntimos por cada euro destinado a un plan de pensiones. Esa es la ventaja de la que disfrutan a corto plazo los planes de pensiones, ya que  la cantidad invertida reduce directamente la base imponible. La contribución máxima deducible es de 8.000 euros anuales por contribuyente (con el tope del 30% de la suma de los rendimientos del trabajo y actividades económicas), que pueden aportarse  hasta la medianoche del 31 de diciembre con efecto para todo el ejercicio.

Algunos estudios demuestran que, a largo plazo, se obtiene más rentabilidad con la inversión directa en la bolsa o en deuda. El problema básico es que se trata en realidad del diferimiento del pago de impuestos hasta la jubilación, cuando nuestros ingresos serán inferiores que estando en activo.

Cómo ahorrar en la declaración de la renta

Vivienda: Hasta 9.040 euros por cabeza

Los titulares de viviendas adquiridas o para las que se realizó algún pago para su construcción antes del 1 de enero del 2013 pueden seguir disfrutando de la deducción por vivienda habitual. Estos contribuyentes pueden deducirse hasta el 15% de las cantidades invertidas, con un límite de inversión de 9.040 euros. Teniendo en cuenta este techo, puede resultar interesante realizar un pago adicional -de 4.753 euros de media- para amortizar la hipoteca antes de que finalice el año para reducir la factura fiscal en 713 euros.

De las acciones a los donativos 

Las inversiones no solo llevan aparejadas ganancias si no pérdidas. El final del año es un buen momento para ver si sale a cuenta aflorar pérdidas en inversiones en bolsa o fondos de inversión para reducir la carga tributaria de las plusvalías.

Otra vía para rebajar la factura es la deducción por inversión en empresas nuevas o de reciente creación. La plusvalía por salir del capital de la sociedad está exenta de tributar siempre que se reinvierta en una firma del mismo tipo. Esta deducción es la tercera más potente del IRPF, tras los planes de pensiones y la vivienda.

Otras vías son los donativos a oenegés a fundaciones y entidades sin ánimo de lucro de este tipo, al igual que las cuotas que se pagan a los sindicatoscolegios profesionales partidos políticos, con límites.