23 feb 2020

Ir a contenido

Dialogo social

Garamendi ve "una barbaridad" un posible salario mínimo de 1.000 euros

Sánchez se compromete a escuchar a los agentes sociales antes de subir el SMI

Los sindicatos pretenden hablar "inmediatamente" sobre el alza salarial

Rosa María Sánchez

El Presidente de la CEOE Antonio Garamendi, en una imagen de archivo. 

El Presidente de la CEOE Antonio Garamendi, en una imagen de archivo.  / DAVID CASTRO

El presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, considera "una barbaridad" la posibilidad de una nueva subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en el 2020 desde los 900 euros actuales hasta los 1.000 euros. Esta cantidad se encuentra sobre la mesa de negociación política entre PSOE y Podemos para la investidura del candidato socialista Pedro Sánchez.

"Mil euros es una barbaridad, porque llevaría a mucha más gente a la economía sumergida", ha declarado Garamendi a los medios de comunicación tras la conversación telefónica que ha mantenido con el presidente del Gobierno en funciones. Esta conversación ha formado parte de la ronda de llamadas que Pedro Sánchez ha realizado este miércoles a los agentes sociales para --según fuentes del Gobierno-- "comunicarles su voluntad de conseguir la investidura, formar un Gobierno cuanto antes, reforzar el diálogo social y afrontar entre todos las transformaciones que necesita España"

El rechazo de CEOE a un SMI de 1.000 euros contrasta en alguna manera con el compromiso pactado en el 2018 entre las patronales y sindicatos, en el Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva, para establecer un suelo salarial de 1.000 euros por 14 pagas en los convenios negociados en el 2020. El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha advertido este miércoles de que habrá movilizaciones y huelgas si las empresas se resisten a cumplir este compromiso interconfederal.

"Sin interferencias"

Según se desprende de las declarciones de Garamendi, en su conversación con el presidente del Gobierno no se ha hablado de ninguna cifra en concreta para el SMI, pero el presidente de la patronal sí ha trasladado a Sánchez su intención de negociar el salario mínimo con los sindicatos. 

"Tenemos por delante el SMI y queremos abrir la vía con los sindicatos", tal y como ha aprobado la patronal en la junta directiva que ha celebrado este miércoles. "Lo que pedimos al Gobierno es que nos deje margen (a empresarios y sindicatos) para hablarlo y que no nos marquen los espacios, que no haya interferencias. El presidente así me lo ha reconocido. Vamos a ver...", ha dicho Garamendi, antes de reconocer que ya se ha puesto en contacto con las organizaciones sindicales con este fin.  "Debemos llegar a un acuerdo y ser nosotros los que traslademos a la clase política esta realidad, no al revés", ha añadido.

CCOO y UGT

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha explicado en declaraciones a los medios que Sánchez ha trasladado en la conversación su confianza en que pueda salir adelante la investidura y su voluntad de que el marco de diálogo social juegue un "papel relevante" en el próximo periodo.

El líder de CCOO se mostrado de acuerdo en abordar el diálogo social "en profundidad" para hablar "inmediatamente" sobre la subida del SMI, la corrección de las reformas laborales, la derogación de la reforma de las pensiones y otras reformas estratégicas.

"Si esto se hace desde un marco de diálogo y concertación social, CCOO está por la labor y esperamos que empiece la investidura cuanto antes", ha añadido Sordo.

Por su parte, el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, en su conversación con Pedro Sánchez ha insistido en aspectos como la derogación de la reforma laboral, y con carácter inmediato la eliminación del artículo 52.d) del Estatuto de los Trabajadores, que permite el despido de las personas con baja médica; la derogación de la reforma de pensiones de 2013; el reforzamiento de la protección social, la lucha contra la pobreza y el reparto de la riqueza, así como el aumento del SMI y la revalorización de las pensiones.

Valerio garantiza la negociación 

Por su parte, la ministra de Trabajo en funciones, Magdalena Valerio, ha dejado claro que la subida del SMI será objeto de negociación con las organizaciones sindicales y empresariales y ha afirmado que existe el compromiso, a lo largo de toda la legislatura (hasta 2023), de que este se sitúe en el 60% del salario medio  (a día de hoy esta referencia equivaldría a 1.166 euros).

Este compromiso estaría en línea con lo que establece la Carta Social Europea y con la petición de las organizaciones sindicales. "Se está hablando mucho sobre el SMI y cada día leo titulares que no sé de dónde han salido. Todavía no se ha negociado nada concreto con los agentes sociales en relación a la subida del SMI del año que viene", ha dejado claro Valerio en un encuentro con los medios.