04 ago 2020

Ir a contenido

El AVE y todos los trenes de Renfe se encarecerán un 1% en el 2020

La compañía propone al Consejo de Administración la primera subida de tarifas desde el año 2017

El precio de los AVLO incluirá un suplemento adicional por servicios como segundas maletas o elegir asiento

Sara Ledo

Un tren AVE de Renfe.

Un tren AVE de Renfe.

A falta de un año para que se liberalice el transporte ferroviario en España  y a las puertas de que ponga en marcha su servicio 'low cost', Renfe plantea subir el precio de los billetes de todos sus trenes. La compañía llevará al Consejo de Administración que se celebra este miércoles la propuesta de elevar un 1,1% el precio de los servicios de AVE convencional y media distancia, un 1,2% en los AVANT y un 1% en los Cercanías y regionales a partir del año 2020, según confirman fuentes de la empresa.

De aprobarse la propuesta, será la primera vez que Renfe eleve el precio de sus billetes desde el año 2017. Además, el Consejo de Administración también deberá determinar en esta reunión las característica de la nueva oferta del AVE barato AVLO que se pondrá en marcha el próximo 6 de abril entre Madrid y Barcelona para anticiparse a la competencia de la francesa SNCF, que llegará a España en diciembre de 2020, y a Trenitalia, que hará lo propio a partir del año 2022. Es decir, Renfe también decidirá este miércoles el precio del billete --establecido en una horquilla de entre los 10 y los 60 euros--. 

Pero no solo eso, la compañía pública deberá fijar el conjunto de la oferta de AVLO para la que empezará a vender asientos a finales del mes de enero. Según fuentes de la compañía, un servicio con precios bajos supone también características diferentes a las del AVE convencional. Y esto significa, por ejemplo, la desaparición del servicio de cafetería --en su lugar habrá una máquina de 'vending'--, pero también el cobro de un suplemento adicional por determinados servicios como puede ser transportar una segunda maletaelegir un asiento o por los cambios y anulaciones del billete.  

Así, aunque el AVE barato tendrá la misma velocidad y, por tanto, también tiempo de viaje que el convencional, se diferenciará de este en sus servicios y en que establecerá una tarifa base a la que el usuario puede añadir más suplementos, como ocurre en la actualidad con el 'low cost' del sector aéreo.