30 nov 2020

Ir a contenido

previsiones

El Banco de España mantiene su previsión de crecimiento pero mejora las del empleo

PIB y puestos de trabajo crecerán el 2% este año pero el déficit no bajará del 2,5% del PIB

La economía mantendrá la "fase expansiva" al menos hasta el 2022 aunque con una "desaceleración gradual"

Rosa María Sánchez

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en una intervención pública.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, en una intervención pública. / EFE / EMILIO NARANJO

Mismo crecimiento económico, pero con algo más de creación de empleo y más déficit público. Estas son las tres claves que guían las nuevas proyecciones del Banco de España, publicadas este lunes, si se comparan con las anteriores, de septiembre, antes de la ligera mejoría mostrada en algunos indicadores económicos. Si en septiembre pasado el Banco de España certificó la mayor desaceleración de la economía española, ahora el organismo parece apuntar en la dirección de un freno en ese deterioro de la economía. Se podría decir que la economía sigue cuesta abajo, pero no ha se ha acentuado la pendiente.  

En su nuevo informe, el Banco de España mantiene en el 2% la previsión de crecimiento económico para este año y en el 1,7% y el 1,6% la de los años 2020 y 2021. Además, se incorpora la previsión para el 2022, con una tasa de crecimiento prevista del 1,5%. Todo ello, según el análisis, apunta a que  "la presente fase expansiva se prolongue durante el próximo trienio"; y aunque mantendrá la "senda de desaceleración gradual" iniciada en el 2017, la economía española seguirá creciendo por encima de su potencial. "Esto permitirá seguir reabsorbiendo el todavía elevado volumen de desempleo".

Para el cuarto trimestre del 2019, el Banco de España prevé una tasa de crecimiento similar a la del tercero, del 0,4%, lo cual lleva al organismo a mantener su previsión del 2% para el conjunto del año. Esta proyección parte de la información sobre indicadores incorporada entre el pasado 24 de septiembre, fecha de publicación del anteriores previsiones, y el 27 de noviembre. No incorpora, pues, algunos acontecimientos posteriores, como los datos de paro de noviembre o el logro de un primer acuerdo comercial entre China y EEUU, así como el resultado de las elecciones británicas del pasado jueves

Riesgo político

En su nuevo informe, el Banco de España vuelve a subrayar la incertidumbre vinculada al retraso en la formación de un nuevo Gobierno. "En el plano nacional, persiste la incertidumbre acerca del diseño futuro de las políticas económicas y, en particular, de los elementos necesarios para retomar el proceso de consolidación fiscal, en la medida en que no se ha constituido todavía un nuevo Gobierno tras las pasadas elecciones generales", se afirma.

Además, desde el punto de vista del Banco de España, la capacidad de resistencia frente a hipotéticos desarrollos desfavorables se vería fortalecida con "la adopción de un programa de reformas estructurales" orientadas a impulsar el potencial de crecimiento de la economía. 

Empleo, paro

La previsión de creación de empleo mejora en dos décimas, y alcanza el 2% (en términos de puestos de trabajo equivalente a tiempo completo), la misma tasa prevista para el PIB.  Para el 2020, sin embargo, se mantiene la previsión de una creación de empleo del 1,3% (por debajo de la economía, del 1,7%) y para el 2021 se recorta una dédima, hasta el 1,4% (frente al 1,6% del PIB). Para el 2022 el Banco de España prevé un crecimiento del empleo del 1,2% en términos de Contabilidad Nacional.

La tasa de paro, en todo caso, no logra mejoras sustanciales ya que se proyecta una mayor incorporación de personas al colectivo de población activa (que expresa su deseo de trabajar). Así para finales del 2019 se prevé una tasa de paro del 14,3% de la población activa (dos décimas más que lo estimado en septiembre) a pesar de la mayor creación de empleo estimada. También se han elevado las tasas de paro estimadas para finales de cada uno de los tres próximos ejercicios, hasta el  13,6%, el 13% y el 12,5% respectivamente.  

Pensiones y déficit

En cuando al déficit del conjunto de las administraciones públicas, el Banco de España empeora ahora su previsión en una décima, hasta el 2,5% del PIB, lo cual implicaría un nulo avance respecto al 2018, que se cerró con la misma tasa. En ausencia de nuevas medidas, la senda de déficit público proyectada para los años próximos pasa por el 2,1%; el 1,8% y el 1,4% para cada uno de los tres próximos ejercicios

Para sus cálculos, el Banco de España ha dado por hecho que las pensiones subirán en el 2020 y en los ejercicios siguientes según la inflación prevista. Así, se parte del hecho de que las pensiones subirían en el 2020 el 1,2%, que es la previsión de inflación del organismo para el año próximo. Esto añade una décima de PIB al déficit público estimado para el 2020 respecto de lo proyectado en septiembre, cuando los cálculos del Banco de España habían tomado como bae una subida de tan solo el 0,25%.