Ir a contenido

sector financiero

Sin tregua para los bancos

Las autoridades bancarias les reclaman más rentabilidad aunque discrepan sobre el nivel mínimo exigible

Guindos propone fusiones nacionales de bancos pequeños y uniones intracomunitarias de los grandes

Pablo Allendesalazar

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, en un reciente acto del Foro Nueva Economía en Madrid.

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, en un reciente acto del Foro Nueva Economía en Madrid. / DAVID CASTRO

Los bancos padecen un problema de baja rentabilidad desde hace años que no solo perjudica a sus accionistas, sino también al conjunto de la economía y por tanto de la sociedad. Sin un nivel de beneficios suficiente, las entidades tienen más dificultades para aumentar su capital reteniendo una parte de las ganancias o pidiéndoselo a los inversores, lo que las deja más expuestas a una crisis. Además, aumenta las posibilidades de que asuman riesgos excesivos puede perjudicar al flujo y precio del crédito, aunque esté último aspecto se ha visto neutralizado por el momento por la liquidez ilimitada y los tipos bajos impuestos por el Banco Central Europeo (BCE).

En las últimas semanas, las autoridades bancarias han reforzado su presión a las entidades para que tomen medidas, pero con ciertos matices inéditos. Así, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, rebajó hace unos días su estimación sobre el coste de capital (COE) de las entidades desde el entre el 8% y el 10% del 2018 a "algo por encima del 7%". Se trata de una variable clave, que mide el retorno que un inversor exige para poner su dinero en una empresa. La rentabilidad sobre el capital (ROE) de los bancos españoles (6,2% hasta septiembre) no llega a ninguno de esos niveles, pero un listón más bajo del mismo les podría dar un cierto respiro en teoría.

El problema es que el COE es difícil de cuantificar. El BCE no hace sus propias estimaciones, pero suele emplear las que se desprenden de la encuesta que la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) realiza a las entidades. Según su último cuestionario publicado en junio, el 56% de los bancos europeos calcula que su coste de capital está entre el 8% y el 10%, el 19% lo sitúan por debajo del 8%, el 18% lo estima entre el 10% y el 12%, y un 6%, superior al 12%. Es decir, que en torno a un 80% lo calculan por encima del nivel fijado por el gobernador.

Inversores insatisfechos

La encuesta de la EBA también recoge que el 40% de las entidades del continente cree que puede operar a largo plazo con una rentabilidad por debajo del 10%; pero un 45% estima necesario alcanzar entre el 10% y el 12%; un 6%, entre el 12% y el 14%; y un 8%, más del 14%. Lo cierto es que la valoración bursátil de los bancos de la zona euro demuestra que los inversores no están satisfechos: la cotización en bolsa del sector es de media la mitad de su valor contable, lo que es una prueba de la baja rentabilidad (menos del 6% en junio) que el mercado espera de las entidades.

No les falta razón para ello: los bancos europeos no esperan que su rentabilidad "rebote" hasta el 2021, cuando alcanzaría un todavía escaso 7,1% de media. Además, en torno a la mitad de la entidades prevén que su ROE siga por debajo de su COE a finales de ese año, según la última 'Supervision newsletter' del BCE. "Las perspectivas de la rentabilidad bancaria se han debilitado ante el telón de fondo del deterioro de las previsiones de crecimiento y el entorno de bajos tipos de interés, especialmente para los bancos que también afrontan retos estructurales en sus costes e ingresos", advirtió la institución en su reciente informe de estabilidad financiera de la zona euro.

Recortes y fusiones

Así las cosas, el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, afirmó este viernes en Madrid que las razones de la baja rentabilidad son "fundamentalmente estructurales" y no por los tipos negativos aprobados por su institución, como afirma el sector. La prueba, esgrimió, es que, al contrario de lo que sucede en Europa, el valor bursátil de los bancos estadounidenses supera el contable desde el 2009, mientras que antes de la crisis la cotización de las entidades de las dos zonas económicas doblaba su valoración en libros.  

Ante esta situación, el exministro les reclamó de nuevo que reduzcan sus costes y una "adicional consolidación". Para las entidades pequeñas y medianas, apuntó, serían más interesantes las fusiones dentro de su país, pero las más grandes deberían plantearse uniones intracomunitarias. Pese a las divergencias sobre el cálculo del COE, su receta de recortes y fusiones coincide plenamente con la del Banco de España. No hay tregua para la banca.

El sector español no da la talla

La mayoría de los principales bancos españoles presenta un nivel de rentabilidad sobre el capital (ROE) inferior al que esperan lograr los inversores (coste del capital, COE), se mida como se mida este último factor. Con datos del cierre de septiembre, solo dos de las 12 entidades presentan un nivel superior al 10%: Bankinter (12,64%) y Abanca (11,5%).
Por encima del 8%, aparece solo el BBVA (8,8%). Por debajo pero cerca del 7% fijado recientemente por el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, están el Sabadell (6,52%), KutxaBank (6,44%) y Bankia (6%).
El resto queda más lejos. Es el caso de Santander (5,9%), CaixaBank (5,6%), Unicaja Banco (5,4%), Ibercaja (4,3%) y el Banco de Crédito Social Cooperativo, cabecera de Cajamar (3,46%). Liberbank no da el dato, pero los analistas calculan que debe estar en torno al 4%.
Por ello, Hernández de Cos insistió recientemente en ponerles deberes, «como aumentar la concesión de crédito solvente, diversificar sus fuentes de generación de recursos, reducir los activos improductivos (morosos y adjudicados), incrementar su eficiencia y mejorar su reputación, entre otras». 
También les instó a «adecuar el precio al perfil de riesgo: mayores precios deben ser cobrados a mayores perfiles de riesgo». Las entidades, argumentó, «deberían esforzarse por reflejar adecuadamente en los precios todos los costes y los riesgos asumidos».
La institución también lleva desde el 2015 reclamando a los bancos a que se planteen fusiones, tanto para mejorar su rentabilidad como para afrontar el incremento de los requisitos de capital. En el sector se admite que hay conversaciones, pero se puntualiza que es difícil que se plasmen hasta que no se forme un nuevo Gobierno.