Ir a contenido

Condiciones laborales

El enfriamiento llega a los salarios, que se moderan hasta el 2,2% en septiembre

La evolución de las remuneraciones sigue en positivo, pero rompe con la tendencia alcista que mantenía desde enero

Gabriel Ubieto

Un camarero en un restaurante.

Un camarero en un restaurante. / PERE BATLLE

El enfriamiento que empaña desde hace meses indicadores como la inflación o la creación de empleo comienza a notarse también en la evolución de los salarios. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este martes los últimos datos, correspondientes al tercer trimestre del 2019, del índice de coste laboral armonizado. Y estos revelan que los sueldos (la parte más sustanciosa de los costes laborales) se han moderarado en su ritmo de crecimiento este septiembre al 2,2%; cuando comenzaban el verano al 2,9%.

Los costes salariales han roto este tercer trimestre la tendencia alcista que acumulaban desde inicio de año, con tres trimestres seguidos de aumento del ritmo de crecimiento. Es decir, siguen creciendo, pues los últimos datos indican que los trabajadores españoles cobran el 2,2% más de media que en septiembre del 2018, pero comienzan a hacerlo de manera algo más contenida. El impulso del actual ciclo económico de crecimiento, que comienza a dar signos de agotamiento, ha llegado a los sueldos mucho más tarde que a otros indicadores. Mientras el PIB o el empleo regresaron a crecimientos vigorosos por encima del 2% desde el 2013; los salarios no volvieron a crecer a ese ritmo hasta el 2018.  

El coste salarial total por hora efectiva de trabajo cerró el cuarto trimestre del 2018 con una evolución positiva del 1,7%, pasó al 2,3% en el primer trimestre del 2019; siguió subiendo hasta el 2,9% en el segundo trimestre y ahora ha perdido algo de vigor y se ha moderado al 2,2%. "Esta evolución nos muestra un cambio de tendencia, aunque como en otros indicadores la desaceleración está siendo más suave de lo que inicialmente apuntaba", afirma el vicedecano de la facultad de economía de la UB, Raúl Ramos.

No obstante, ese 2,2% registrado en septiembre por el INE continúa siendo sustancialmente superior a la inflación actual. Según datos del propio INE, el IPC cerró en septiembre con un ritmo de crecimiento interanual del 0,1%. "Teniendo en cuenta que el BCE [Banco Central Europeo] se ha marcado un objetivo de inflación del 2%, el actual ritmo de crecimiento de los salarios es positivo. Por encima del 3% probablemente indicaría desajustes en ciertos sectores", añade Ramos.  

La hostelería empuja la masa salarial

El tirón salarial lo está aguantando más el sector público que el privado, según señalan fuentes de CEOE consultadas; aunque ambas manifiestan "una leve desaceleración", según valoran esas mismas fuentes. Por ramas de actividad, el sector de la hostelería, uno de los tres gremios que más poder adquisitivo han perdido en la última década, es también uno de los que más recorrido está mostrando de cara a mantener el alza salarial. Este tercer trimestre del 2019 es la actividad que mayor incremento salarial ha registrado respecto al trimestre anterior; pasando del 1,2% del segundo trimestre al 3,4% del tercero. Otros sectores con registros destacados han sido las industrias extractivas, que encadenan tres trimestres seguidos al alza y cerraron septiembre al 2,5%, y las actividades administrativas, que registraron un incremento de costes salariales del 3,5%.

Por el contrario, los peores números se los llevaron los profesionales del sector inmobiliario y los sanitarios. Los primeros están recuperando cifras más habituales en otros sectores, después de unos meses de incrementos salariales muy por encima de la media. De hecho, son los profesionales que mayores incrementos porcentuales registraron hasta septiembre. Si el segundo trimestre lo cerraron a un ritmo de subidas salariales del 8,5%, el tercero se moderaron hasta el 4,4%. Con una marcha menos, pero siguiendo un guión similar, los sanitarios también pasaron del 4,9% al 2,1%; cercanos a la media de asalariados.

Los convenios aguantan el tirón

A falta de que el Ministerio de Trabajo actualice la estadística de alzas salariales contemplados en los convenios colectivos; esta se mantiene hasta octubre en el 2,29%. Una cifra en la que lleva anclada los últimos cinco meses. "No está costando mantener el impuslo de las subidas", reconoce la secretaria de acción sindical de CCOO de Catalunya, Cristina Torre. Los reducidos niveles de inflación provocan, según explica Torre, que las patronales sean reticentes a moverse lejos del 2%; la horquilla mínima pactada entre patronales y sindicatos (la máxima es del 3%). Ejemplo de ello es el reciente convenio de oficinas y despachos de Catalunya, firmado a principios de diciembre. Este prevé incrementos del 2% en el 2019 y el 2020 y del 1,8% para el 2021; dos décimas por debajo de esa horquilla. "Me preocupa los convenios que tengamos que negociar a partir del año que viene, porque los salarios deben seguir ganando poder adquisitivo", afirma Torre. "Pero tal como está la inflación, tal vez ese 1,8% no nos parece una mala cifra dentro de unos años", añade.