Ir a contenido

Morosidad

El retraso en los pagos entre empresas se estanca en Catalunya en los 88 días

Un informe de ATA constata que el periodo medio de pago a proveedores se dispara entre las medianas empresas

Gabriel Ubieto

Un trabajador autónomo junto a su camioneta con material de bricolaje.

Un trabajador autónomo junto a su camioneta con material de bricolaje. / Josep García (El Periódico)

El retraso en los pagos entre empresas privadas, una de las principales inquietudes que recurrentemente surgen en los foros de negocios, es 1,5 veces superior en Catalunya al máximo permitido por ley desde hace tres años. Así lo reflejan los datos de un estudio de la asociación de autónomos ATA, publicado este lunes, que tasa en 88 días el periodo medio de pago a proveedores en Catalunya a noviembre de este año; cuando por ley debiera ser como máximo de 60 días. Los plazos de pago son los mismos este 2019 en Catalunya que hace tres años, en el 2016; mientras que en España han aumentado 12 días, hasta los 89 días.

Los tiempos que una empresa debe esperar entre la realización de un servicio o la venta de un producto y el cobro del mismo son uno de los elementos clave para la viabilidad de cualquier negocio que también destaca la patronal catalana Foment del Treball, en un estudio presentado este lunes. La división de las pymes de Foment, Fepime, ha presentado su sexto informe sobre la situación económica y laboral de la pyme catalana, en el que constata que no solo en el sector privado se exceden los tiempos de pago.

El periodo medio de pagos (PMP) de las administraciones autonómicas cerró septiembre en los 40,2 días en Catalunya, cuando el máximo son 30 días. Una cifra ligeramente por debajo de la media comunitaria (41,6 días); aunque anclada en torno a la cota de los 40 días desde principios del 2018 y similar a su vez a la de hace tres años. “Si hubiera un régimen sancionador ayudaría a rebajar esos plazos”, ha señalado el secretario general de Fepime, César Sánchez, durante la presentación del estudio. Un proyecto de ley que está actualmente paralizado en el Congreso de los Diputados debido a la reciente inestabilidad gubernamental.

A mayor tamaño, más morosidad

El informe de sus aliados patronales de ATA, pues ambos están integrados en la CEOE, señala que en los tres últimos años se ha mantenido la correlación entre tamaño de empresa y retraso en los pagos. Es decir, quién más tarda son las grandes empresas y quiénes menos los autónomos. No obstante, la novedad en los últimos ejercicios la están protagonizando las microempresas (de menos de 10 trabajadores), que han aumentado el 34,6% su demora en los pagos; hasta los 70 días. Y las medianas empresas, que han hecho lo propio el 23,4%, hasta los 116 días, y se sitúan con una demora cercana a la de las grandes empresas (122 días).

Desde Foment del Treball consideran clave para reducir los plazos de pago tanto la aprobación de un régimen sancionador, como la implicación de la Administración, a través de procesos de mediación entre empresas para reducir la potencial morosidad por la vía negociada.

Falta de profesionales

Otra de las conclusiones del informe de Fepime es que la falta de profesionales debidamente cualificados está lastrando el crecimiento de las pymes catalanas. Y eso es algo que cada vez preocupa más entre el empresariado. Según los datos del estudio de Fepime, la falta de mano de obra cualificada se ha situado este año como la tercera mayor preocupación entre los directivos de empresas de entre 10 y 49 asalariados y de las de más de 50 empleados. Sobrepasando a las dificultades financieras, que eran hasta entonces la tercera mayor preocupación.