19 feb 2020

Ir a contenido

aerolíneas

Madrid y Barcelona fueron el quinto y sexto aeropuertos europeos en el 2018

Los aeródromos de la Unión Europea registraron 1.100 millones de pasajeros durante el pasado ejercicio

Max Jiménez Botías

Vista del aeropuerto de Barajas con Madrid de fondo.

Vista del aeropuerto de Barajas con Madrid de fondo. / Sergio Pérez (Reuters)

En el 2018, 1.100 millones de pasajeros viajaron por aire en la Unión Europea (UE), un 6% más en comparación con el 2017 y un 43% en comparación con el 2010. Durante este período, el transporte aéreo de pasajeros ha aumentado constantemente en la UE, pese el efecto medioambiental de la actividad aérea. Aunque el informe no diferencia entre vuelos estándar y  'low cost', estos últimos han contribuido notablemente al incremento de pasajeros en los últimos años en los aeropuertos mundiales. Desde el 2010, con las aerolíneas de bajo coste en plena expansión, el incremento de los pasajeros ha sido una constante.

Y entre los aeropuertos que destacan en crecimiento figuran los españoles. Con 220 millones de pasajeros, se sitúan en el 'top' tres, por detrás del Reino Unido (272 millone) y Alemania (222). Tras España se sitúa Francia con 161,9 millones. El carácter turístico del tráfico que registran los aeródromos españoles se pone de manifiesto, con los 32,2 millones de pasajeros extracomunitarios, pero principalmente gracias a los viajeros de dentro de la comunidad: 148,3 millones. Solo por detrás de los 167,4 millones del Reino Unido. No extraña, por tanta, que el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas figure en el quinto lugar (con 56 millones y un crecimiento del 8,6%) dentro del 'top' 10 de las infraestructuras aérea europea, mientras que el aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat fue el sexto enclave, con 50 millones de pasajeros y un crecimiento del 6%.

Despliegue estadístico

Las estadísticas de Eurostat se segregan por países y aeropuertos, pero también por vuelos nacionales, intraeuropeos y extraeuropeos. En la primera categoría destaca España, por encima del resto de países. En el 2018 se alcanzó la cifra de 40 millones de viajeros en los vuelos domésticos. Solo Italia, con 32 millones, se acercó a las cifras registradas en los aeropuertos  internos. Particularmente, Madrid fue el aeródromo de la Unión Europea con más pasajeros para vuelos nacionales, año en el que recibió a unos 16 millones de personas para vuelos con origen o destino en el territorio español. Y solo Paris-Orly, con 14,1 millones, consiguió situarse por delante de Barcelona, que contabilizó 13,4 pasajeros.

Por los que se refiere a las pasajeros intraeuropeos extracomunitarios, el liderazgo se repartió. Pero Heathrow, con una conexión privilegiada con Estados Unidos, fue el gran puente entre Europa y otros continentes. Ámsterdam fue el mayor 'hub' de la UE, con 42 millones, entre los países europeos. 

En el 2018, los vuelos intraeuropeos representaron un 46% del total de desplazamientos por aire, los extraeuropeos un 37% y los nacionales apenas un 16%. En comparación con el 2017, el tráfico de pasajeros registró los mayores incrementos en varios países del este de la UE: Lituania (19% más), Letonia, Polonia y Eslovaquia (todos 16 % más).