02 jul 2020

Ir a contenido

inversión

La ola verde también llega a las inversiones financieras

La presidencia de la UE y la Eurocámara cierran un acuerdo preliminar sobre una nueva normativa para etiquetar las inversiones y productos financieros ¿ecológicos¿

Silvia Martinez

El vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, responsable de las propuestas para culminar la Unión Bancaria.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, responsable de las propuestas para culminar la Unión Bancaria. / EFE / OLIVIER HOSLET

La ola verde también ha llegado al sistema financiero europeo. Los negociadores de la presidencia finlandesa de la UE, el Parlamento Europeo y la Comisión han cerrado este jueves un acuerdo sobre un nuevo reglamento que permitirá clasificar las inversiones sostenibles (taxonomía en la jerga comunitaria) y definir los productos financieros que podrán ser etiquetados como “ecológicos”. 

“La emergencia climática no nos deja otro remedio que actuar ahora. Esta lista verde de la UE, o taxonomía, nos ayudará a liberar los miles de millones de euros necesarios para hacer de Europa el primer continente del mundo neutral climáticamente”, ha celebrado el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis. Aunque no han trascendido los detalles del acuerdo, que todavía debe ser refrendado oficialmente por el Europarlamento y el Consejo, la Comisión Europea asegura que está en línea con la ambición del nuevo Ejecutivo que preside la alemana Ursula von der Leyen, que será la encargada ahora de definir los valores exactos de las categorías en que se distribuirán en función de su sostenibilidad.

Organizaciones ecologistas como WWF o Transporte y Medioambiente (T&E) también han mostrado su satisfacción con la nueva normativa porque evitará que se puedan comercializar falsas inversiones verdes. La clasificación se aplicará a todo tipo de inversiones y grandes empresas, y las empresas que no quieran aplicar la taxonomía deberán explicitarlo. También se espera que lo apliquen entidades como el Banco Europeo de Inversiones y el Banco Central Europeo.

“Europa finalmente está creando claridad con respecto a la cuestión de qué productos financieros se pueden llamar sostenibles. La clasificación pone fin al ‘greenwashing’ . Es un gran éxito que todos los productos financieros estén obligados a aplicar la clasificación o declarar claramente que no lo hacen”, ha celebrado también el eurodiputado de los Verdes, Sven Giegold, que ha explicado que el carbón estará excluido y que los obstáculos para la energía nuclear, uno de los elementos que más ha costado negociar, serán tan grandes que será difícil que pueda entrar entre los productos verdes.