18 sep 2020

Ir a contenido

Día de la Constitución

El Govern no convence a los funcionarios para que trabajen el 6 de Diciembre

El 'conseller' Puigneró halla la fórmula legal para hacer laborable el Día de la Constitución, pero la mayoría sindical no le sigue

Gabriel Ubieto

El ’conseller’ de Polítiques Digitals i Funció Pública, Jordi Puigneró, durante un pleno del Parlament.

El ’conseller’ de Polítiques Digitals i Funció Pública, Jordi Puigneró, durante un pleno del Parlament. / David Zorrakino (Europa Press)

Ni el Día de la Hispanidad ni el de la Constitución. Los funcionarios de la Generalitat de Catalunya tacharán otro calendario laboral más con las festividades compartidas con los trabajadores públicos del resto de las administraciones de España. El 'conseller' de Polítiques Digitals i Funció Pública, Jordi Puigneró, no ha logrado convencer a la mayoría sindical para que secunden la jornada de trabajo extraordinaria que pretendía habilitar este viernes 6 de diciembre. Y así conseguir la imagen de unas oficinas públicas de la Generalitat llenas de funcionarios trabajando. [Sigue las últimas noticias del Día de la Constitución en directo.]

Desde la 'conselleria' no ven como un fracaso el hecho de que ni el Día de la Hispanidad ni el de la Constitución española sea laborable para los empleados públicos de la administración de la Generalitat. "El 'conseller' se comprometió a encontrar una fórmula para que aquellos trabajadores que considerarán que no tenían nada que celebrar pudieran ir a trabajar y la encontró", afirman fuentes de su departament. La otra mitad de la ecuación, es decir, que la mayoría de los funcionarios quisieran participar de ello, no la ha conseguido y este viernes 6 de diciembre los empleados de la Generalitat no lo trabajarán.  

La fórmula que encontró la 'conselleria' de Polítiques Digitals i Funció Pública, tal como ya avanzó EL PERIÓDICO, consistía en una jornada de trabajo extraordinario a la que podrían acogerse voluntariamente aquellos funcionarios que así lo estimarán oportuno. El 'objetivo' de esta era diseñar un 'Pla de millora de la qualitat dels serveis i modernització de l'Administració'. Ello cumplía con uno de los requisitos que se habían marcado desde el departamento, que era no obligar a ningún trabajador que no quisiera participar de ello a hacerlo. El otro era que no costará ni un euro extra a las arcas públicas.

Evitar la confrontación directa

Ambos elementos son un requisito indispensable para evitar las consecuencias legales que una confrontación de este tipo con un dictamen del Boletín Oficial del Estado (BOE), como es el calendario laboral y las festividades comunes en toda España, hubiera comportado. No obstante, a falta de fuerza de ley, la 'conselleria' debía compensar con poder de convicción; algo que no ha conseguido. Prueba de ello es que la propuesta no ha conseguido recabar los apoyos de la mayoría sindical y únicamente la central independentista Intersindical-CSC se mostró conforme con la idea.

"Nos sabe mal que solo un sindicato haya querido participar", admiten desde la 'conselleria', a la vez que no cierran la puerta a volver a intentarlo el año que viene.  No se reprodujo en esta ocasión la alianza entre la 'Inter', como se conoce coloquialmente, y la IAC, el sindicato con mayor número de delegados en la Generalitat, rechazó secundar la propuesta. "El departamento no debería cargar sobre los sindicatos la polémica de una decisión así. Si quiere discutirlo que empiecen por hablarlo con [la 'conselleria' de] Treball", comentaron en su momento desde la central.

La Intersindical-CSC ha pasado este 2019 de ser un sindicato residual a la segunda fuerza más votada en los comicios sindicales de la Generalitat. No obstante, sin el apoyo de la IAC y con el rechazo frontal de CCOO UGT, que conservan gran representación entre el personal laboral, la 'conselleria' no ha querido arriesgarse a la foto de unas oficinas medio vacías el próximo 6-D.