Ir a contenido

Retribución a las redes 2021-2026

La CNMC rebaja el 'hachazo' al gas del 17,8% al 9,62%

El regulador propone una retribución de 7.700 millones en el quinquenio 2021-2026 frente a los 8.520 actuales

La propuesta anterior planteaba una retribución de 6.998 millones, pero dejaba la retribución en 2026 en 967 millones

Sara Ledo

Construcción de un gasoducto.

Construcción de un gasoducto.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha propuesto un recorte del 9,62% en la retribución a las redes de distribución de gas natural para el periodo regulatorio 2021-2026. Una tasa que se aleja del 'hachazo' del 17,8% propuesto por el regulador en verano.

El organismo dio marcha atrás la semana pasada a la anterior propuesta que estaba en trámite de ser aprobada "en aras a una mayor gradualidad y proporcionalidad de la retribución". Y elaboró una nueva desde cero que acaba de sacar a consulta pública durante 15 días. 

Con la actual metodología, las redes de distribución de gas reciben 1.420 millones de euros anuales (de forma lineal) lo que suma un total de 8.520 millones en el quinquenio. El nuevo planteamiento de la CNMC propone recortar esa cuantía total en 820 millones (7.700 millones en el conjunto del periodo) a través de una rebaja gradual de la retribución que en el último año (2026) será de 1.181 millones de euros.

Sin embargo, no tiene nada que ver con la anterior propuesta de la entidad que preside José María Marín-Quemada, que planteaba una retribución de 6.998 millones de euros para los cinco años, pero que dejaba la retribución en 2026 en 967 millones de euros. Es decir, las distribuidoras pasarían de percibir los 1.420 millones actuales cada año a percibir 967 en 2026, casi un 35% menos.

El principal motivo del cambio de cifras es el planteamiento de este verano revisaba la retribución base con el valor auditado de los activos, es decir, los tubos ya amortizados no recibirían retribución lo que hacía caer el valor al final del periodo, mientras que en la actual se tienen en cuenta todos los puntos de suministro. 

Con la ley en la mano esta propuesta debiera ser aprobada antes del 31 de diciembre del 2019. Pero, parece difícil que se puedan cumplir los plazos. Según fuentes del ministerio para la Transición Ecológica, como el periodo regulatorio del gas se inicia en 2021, no es fundamental que se aprueben hasta entonces la nueva metodología. Es decir, todavía queda un año más de margen.