Ir a contenido

Transición energética

Repsol hará un ajuste en sus cuentas de 4.800 millones para ser más 'verde'

La compañía impulsa sus planes renovables con la promesa de las cero emisiones en 2050

Sara Ledo

Junta de accionistas 8 Josu Jon Imaz y Antoni Brufau, ayer.

Junta de accionistas 8 Josu Jon Imaz y Antoni Brufau, ayer. / EFE / ZIPI

Repsol quiere ser más verde. El Consejo de Administración de la compañía ha aprobado este lunes una reorientación de la estrategia para alcanzar las cero emisiones netas en el año 2050. Un objetivo que será la base sobre la que se sustentará el Plan Estratégico 2021-2025 que presentará a inversores en la primera mitad de 2020.

La primera consecuencia de este cambio de escenario es que la compañía ajustará el valor contable de algunos activos, con un impacto estimado de unos 4.800 millones de euros después de impuestos. Un ajuste contable que si bien minorará los resultados específicos de 2019, no tendrá efecto en la generación de caja ni afectará a la anunciada propuesta de aumento de retribución a los accionistas.

Repsol vinculará "al menos" el 40% de la retribución variable a largo plazo de sus directivos y líderes, incluidos el consejero delegado, Josu Jon Imaz, y los miembros de la alta dirección, a objetivos que dirijan a la compañía a cumplir con el Acuerdo de París y, por tanto, a su progresiva descarbonización.

Además, ha actualizado la senda interna de precios de CO2 que orientará sus inversiones, partiendo de 25 dólares por tonelada en 2018, con un incremento hasta 40 dólares por tonelada en 2025. La compañía establece un crecimiento adicional a partir de este año, hasta alcanzar los 70 dólares/tonelada en 2040 para los activos de refino, química, gas y electricidad.

Metas intermedias

Para lograr el objetivo fijado de cero emisiones en 2050, la compañía que preside Antoni Brufau se fija metas intermedias sobre la base del año 2016: del 10% en 2025, del 20% en 2030 y del 40% en 2040. Según la compañía, con los avances tecnológicos actuales se podrá alcanzar al menos el 70% de reducción de emisiones netas en 2050 y se compromete a aplicar las mejores tecnologías para elevar esta cifra, incluyendo la captura, utilización y almacenamiento de CO2.

En el caso de que todo eso no fuera suficiente, Repsol compensará emisiones mediante reforestación y otras soluciones climáticas naturales para alcanzar ese objetivo de las cero emisiones en 2050.

Por negocios

La compañía incrementa su objetivo de capacidad de generación de electricidad baja en carbono en 3.000 megavatios, hasta los 7.500 megavatios en el año 2025, e inicia su expansión "en otros mercados para convertirse en un actor internacional relevante en energías renovables".

En la actualidad, Repsol con 2.952 megavatios en operación y 1.083 megavatios en desarrollo. El Consejo de Administración ha aprobado nuevas inversiones para incorporar y construir dos proyectos fotovoltaicos y uno eólico por un total de 1.600 megavatios adicionales. Con estos proyectos, la cartera de generación baja en carbono alcanza los 5.600 megavatios.

En el área de Upstream (exploración y producción de petróleo y gas), Repsol orientará su cartera de activos al cumplimiento del Acuerdo de París, lo que se traduce en una estrategia de equilibrio de las reservas de gas y petróleo, con una visión del gas como energía para la transición energética, y teniendo en cuenta también el papel activo que el petróleo debe jugar en un mundo más descarbonizado.

En los negocios industriales, Repsol aumenta su objetivo de descarbonización, con especial foco en refino, con una reducción adicional de emisiones directas del 25% para 2025, que se suma al recorte del 23% de las emisiones de CO2 entre 2010 y 2017.

Además, la compañía pondrá el foco en la economía circular como herramienta para el uso eficiente de los recursos, y duplicará la producción de biocombustibles de alta calidad procedentes de aceites vegetales, hasta las 600.000 toneladas al año en 2030, de los que la mitad se producirán antes de 2025 a partir de residuos. Por otro lado, Repsol integrará energías renovables en las operaciones de refino mediante la producción de hidrógeno verde y el uso de electricidad de origen renovable para sus procesos industriales.

Repsol también apuesta por una química eficiente en su proceso industrial y orientada a la economía circular, con la ambición de alcanzar un 20% de contenido reciclado en el total de sus poliolefinas para el año 2030. En este sentido, los productos petroquímicos se pueden usar para reducir el peso de los materiales o contribuir  un menor consumo en los coches, para el aislamiento de los edificios. La compañía espera que la demanda mundial de estos productos aumente un 30% hasta 2030 y un 40% hasta 2050.

Asímismo, la compañía avanzará en el despliegue de puntos de recarga eléctrica, autogas, gas natural comprimido y gas natural licuado en las estaciones de servicio y seguirá complementando su oferta eléctrica con servicios de alto valor alineados con la senda de descarbonización, como la autogeneración renovable.