Ir a contenido

3.200 millones de facturación

Las fundaciones catalanas dan empleo a 82.000 personas

Las entidades sin ánimo de lucro de derecho catalán administran activos por 8.600 millones de euros

Eduardo López Alonso

Pere A. Fàbregas, presidente de la Coordinadora Catalana de Fundacions.

Pere A. Fàbregas, presidente de la Coordinadora Catalana de Fundacions.

Esade, Eada, Open Arms, La Marató, Banc dels Aliments, Arrels, Ampans, Hospital de Sant Pau, Hospital de Santa Tecla, La Pedrera... Tienen en común que son también fundaciones, entidades sin ánimo de lucro y objetivo social claro. Son una pequeña muestra de las 2.500 fundaciones catalanas registradas y que ahora son reivindicadas como sector económico y dinamizadoras de actividad. Las fundaciones dan empleo a 82.000 personas en Catalunya, el equivalente al doble del sector farmacéutico en toda España. A estos empleos remunerados se añaden al menos 42.000 voluntarios. La Coordinadora Catalana de Fundacions presentó este lunes en Barcelona un estudio en base a datos registrales en el que se detecta que las fundaciones se han convertido en un "verdadero sector" que genera una actividad conjunta de 3.274 millones de euros y supone el 1,5% del valor añadido bruto creado en Catalunya. El estudio calcula que los activos administrados por las fundaciones catalanas ascienden a unos 8.600 millones de euros. 

Los datos aportados confirman que las fundaciones son en Catalunya un instrumento de solidaridad generador de empleos y que fue precisamente en los últimos años de crisis económica donde han afianzado su presencia en Catalunya. Así, se ha pasado de 44.321 empleados en el 2008 a los 82.688 del 2017, lo que supone el 2,5% del empleo en Catalunya, pero porcentajes superiores en algunas comarcas catalanas. Un ejemplo es Ampans, por ejemplo, con 800 empleos en la comarca del Bages centrados en el apoyo a personas disminuidas. 

Se excluyen de este estudio las grandes fundaciones bancarias o de grandes empresas, que se rigen por el derecho español y no por el catalán y que suman algo más de 200. El número de fundaciones catalanas es del orden de 2.500, de las que 2.000 tienen plantilla remunerada. En opinión de Pre-A. Fàbregas, presidente de la Coordinadora Catalana de Fundacións, "el estudio ha supuesto 18 meses de trabajo en un ejercicio de transparencia que evidencia la importancia de las fundaciones allí donde no llegan los recursos públicos". Entre las 10 mayores fundaciones catalanas, siete son del área hospitalaria, pero abarcan multitud de sectores de actividad. "Es cierto que en muchas ocasiones las aportaciones personales a estas fundaciones son anónimas", aunque Fàbregas remarca que las fundaciones no tienen ningún interés como instrumento para eludir impuestos y sí como herramienta filantrópica.

Silvina Vázquez, autora del estudio, remarca que la inscripción en el registro catalán de fundaciones responde a la actividad territorial de estas entidades. Así, grandes fundaciones como la de La Caixa siempre han estado inscritas en el registro estatal. Vázquez remarca la importancia de las fundaciones para el tejido económico de algunas zonas catalanas, en las que algunas de estas fundaciones llegan a ser el primer empleador de la comarca.  Actualmente existe un registro público con toda la información de las fundaciones catalanas.