21 feb 2020

Ir a contenido

reclamación

Clamor empresarial para que entre en funcionamiento el corredor mediterráneo

Unos 1.500 empresarios catalanes, valencianes, baleaes y murcianos reclaman acelerar las obras

Los patronos calculan que con el trayecto en marcha se ahorrarían un 20% en costes de transporte

M. A. Rives / David Navarro

El presidente de Prensa Ibérica, Javier Moll; conversa con el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ante la mirada de Juan Roig (Mercadona).

El presidente de Prensa Ibérica, Javier Moll; conversa con el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ante la mirada de Juan Roig (Mercadona).

Si la importancia de una reivindicación se midiera exclusivamente por la cantidad de empresarios y representantes de la sociedad civil que logra movilizar, sin duda la del Corredor Mediterráneo ocuparía uno de los lugares más destacados, según según el diario Información.

La Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) consiguió reunir ayer, de nuevo, a más de 1.500 asistentes para presentar el chequeo que realiza semestralmente al estado de ejecución de esta infraestructura, en un acto multitudinario que se celebró en la Institución Ferial Alicantina (IFA), en Elx. Un evento en el que el presidente de AVE, Vicente Boluda, dejó claro que, a pesar de los avances, la construcción del corredor ferroviario va «muy lenta» por lo que no pueden «estar satisfechos» con la situación.

Un lamento que se pudo transmitir al secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, que pudo dirigirse a un auditorio de pesos pesados de la política y la economía. Además del presidente valenciano Ximo Puig, que llegó tarde, y el murciano Fernando López Miras, estaban el máximo responsable de la CEOE, Antonio Garamendi, los presidentes de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre; y del Cercle d’Economia, Javier Faus; y los de las patronales de la Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares, además de Juan Roig (Mercadona), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia), Clemente González (Alibérico), Simón Pedro Barceló (Grupo Barceló), o Javier Moll (Prensa Ibérica y Grupo Zeta).

Eso sí, los empresarios lograron al menos que Saura asumiera la fecha del 2025 como tope para tener toda la infraestructura operativa, desde Algeciras hasta la frontera francesa. «Trabajamos con ese objetivo», aseguró, sin llegar a poner la fecha en su boca, antes de anticipar que prevén una inversión de 4.000 millones de euros esta legislatura, claro está, si se logra formar Gobierno.

Minutos antes de empezar el acto, Boluda valoró los «pasos importantes» que se están dado en la construcción del Corredor Mediterráneo, pero aún así expresó el malestar de los empresarios por la lentidud de los avances y, sobre todo, por el tiempo perdido.

Así, lamentó que la conexión ferroviaria de alta velocidad y ancho internacional entre València y Alicante no vaya a estar operativa, como mínimo, hasta 2022 -cuando está previsto que finalicen las obras del nudo de La Encina, adjudicadas este verano-, «cuando podrían haber estado en 2017 o 2018», lo que calificó como «la peor noticia para la comunidad».

Entre otras cosas porque, según recordó, la falta de esta infraestructura supone un lastre para las exportaciones de toda la zona, pues encarece hasta un 20% los costes de transporte, al tener que realizarse por carretera. El presidente de la Fundación Pro AVE, Federico Félix, señaló que este sobrecoste supone entre 70 y 80 céntimos por arroba de naranjas enviada a Europa.

Saura anunció la inminente entrada en servicio de la variante de Vandellós, en Tarragona, que acortará en una media hora el trayecto hasta Barcelona. Una obra que podría ponerse en servicio antes de acabar el año pero que Fomento ha postergado a enero para no interferir con los desplazamientos de las vacaciones navideñas, según Saura.

Saura recordó que en el último año y medio el Gobierno ha licitado más de 2.000 millones en obras del Corredor Mediterráneo, lo que, según dijo, «es tres veces más de lo que se venía invirtiendo». Cuestionado sobre si ese ritmo sería suficiente para cumplir el objetivo que demandan los empresarios de tener concluida la infraestructura para el 2025, señaló que el Ejecutivo «está trabajando por ese objetivo», y cargó de nuevo contra el PP al afirmar que con las inversiones previstas por el anterior Gobierno se habría tardado 20 años más. 

Foto de algunos de los participantes. / Rafa Arjones

La Asociación Valenciana de Empresarios destaca que la puesta en marcha de la línea ferroviaria permitirá "reducir a casi la mitad los tiempos de transporte entre las ciudades del litoral mediterráneo; aumentar la frecuencia de trenes en todo el recorrido para impulsar la movilidad; y mejorar la competitividad de la economía del arco mediterráneo, fuertemente proyectada al mercado europeo, multiplicando las oportunidades y el empleo en todo el recorrido.

También posibilitará impulsar el turismo -tanto el europeo como el interno-, un sector fundamental para la generación de riqueza y empleo; aumentar el comercio internacional y la internacionalización de la economía española; y contribuir a un desarrollo económico más sostenible a través de la reducción de la contaminación y de las emisiones de gases de efecto invernadero, apostando por un transporte más respetuoso con el medio ambiente y energéticamente más eficiente.

Puertos y aeropuertos

Igualmente, mejorar las conexiones de los puertos y aeropuertos del Mediterráneo español y sus zonas logísticas e industriales con sus respectivas áreas de influencia de la Unión Europea y con los países vecinos, con la consiguiente generación de riqueza y empleo; así como promover un uso inteligente de las infraestructuras, optimizando los distintos modos de transporte por mediación del transporte combinado/intermodal de mercancías y haciendo del ferrocarril el auténtico vertebrador del sistema.

Traducido a cifras significaría que un desplazamiento entre Barcelona y Alicante podría reducirse desde las 5 horas y 35 minutos que se tardan en la actualidad hasta un total de tres horas. Según destacan desde AVE, a través de su iniciativa #QuieroCorredor, las comunidades autónomas por las que atraviesa el Corredor Mediterráneo en el país reciben el 50% de los de los turistas extranjeros que llegan cada año a España, con Catalunya a la cabeza (24,7%), seguida de Andalucía (13,5%) y Comunitat Valenciana (11,5%). Además, junto a Murcia, es un territorio que concentra el 50% de la población española, el 45% del PIB del país, el 47% del tejido productivo y el 46% del empleo.

También el 51% de la exportación de bienes y el 63% del tráfico de mercancías portuarias. La patronal destaca que su entrada en funcionamiento supondrá la reducción de 900.000 toneladas de CO2 al año, lo que equivale a la contaminación que generan 130.000 coches dando la vuelta al mundo.