19 sep 2020

Ir a contenido

sector energético

Endesa reducirá el dividendo para invertir más en renovables

La compañía prevé repartir un porcentaje menor del beneficio a sus accionistas a partir del 2021

La inversión aumentará un 20%, hasta los 7.700 millones, entre el 2019 y el 2022

P. Allendesalazar

La sede de Endesa en Madrid.

La sede de Endesa en Madrid. / ANDREA COMAS (REUTERS)

La transición ecológica representa una relevante oportunidad de negocio a largo plazo para las empresas energéticas, pero aprovecharla puede suponer sacrificios a corto para sus accionistas. Así lo estima Endesa, que este miércoles ha anunciado una reducción adicional del dividendo que paga a sus propietarios para poder incrementar su apuesta por las renovables en los próximos cuatro años. 

La eléctrica tiene previsto invertir 7.700 millones de euros entre el 2019 y el 2022, un 20% y 1.300 millones más de lo calculado para el periodo 2018-2021. El principal destino de los fondos serán las renovables (3.800 millones), por delante de las redes e infraestructuras (2.000 millones) y la generación convencional (1.400 millones). A cambio, el porcentaje del beneficio que distribuye a sus propietarios bajará del tradicional 100% de los últimos años que todavía repartirá en el 2019 y el 2020 al 80% en el 2021, como ya indicó hace un año, y -como novedad- hasta el 70% en el 2022.

Menor reparto

Esta reducción supondrá que los accionistas recibirán una remuneración decreciente pese a que la compañía dirigida por José Bogas prevé un incremento de sus beneficios gracias a la apuesta por la descarbonización. Así, la actualización de su plan estratégico contempla unas ganancias de 1.500 millones de euros en el 2019 y de 1.900 millones en el 2022, con un incremento total del 27% y un alza media anual del 8%.

Desde el pago máximo de1.700 millones que los propietarios recibirán en el 2020, se producirá una caída del dividendo del 21,7% hasta los 1.330 millones del 2022. En el acumulado de los cuatro años del plan, percibirán 5.970 millones, un 0,5% más que lo previsto para el periodo 2018-2021.

Más beneficios

La compañía, controlada en un 70% por el grupo semipúblico italiano Enel, estima que su resultado bruto de explotación (ebitda) mejorará un 16% en el periodo, hasta los 4.300 millones. Como resultado de la mayor inversión, la deuda también se incrementará un 20%, hasta los 8.500 millones. La estrategia incluye un ahorro de costes de 300 millones, pero la compañía ha descartado lograrlo mediante un plan de reestructuración. El beneficio acumulado en los cinco años será de 6.900 millones, un 9,5% más que los 6.300 millones previstos para el periodo 2018-2021.

Enel ya adelantó alguna de las proyecciones de Endesa este martes. Según explicó, la apuesta por las renovables va a hacer que la potencia instalada en plantas sin emisiones en España y Portugal aumente de los 7.400 megavatios (MW) del 2019 hasta los 10.200 MW, sobre todo por la energía solar (de 400 a 2.200 MW) pero también por la eólica (de 2.300 a 3.200 MW). En cambio, la potencia instalada en plantas térmicas tradicionales bajará de los 16.200 a los 11.100 MW. La nuclear (3.300 MW) y los ciclos combinados de gas para producir electricidad (5.500 MW) permanecerán sin cambios, pero como ya anunció hace unas semanas, Endesa tiene intención de cerrar prácticamente todas sus plantas de carbón para el 2021.

Temas Endesa