Ir a contenido

Movilidad

Uber pierde su licencia para operar en Londres

La autoridad del transporte londinense no permite a la multinacional del transporte renovar sus permisos, ante los fallos de seguridad detectados para los pasajeros

Begoña Arce

Uber pierde su licencia para operar en Londres

AP

Uber no dispondrá de una nueva licencia para operar en Londres. El organismo que regula el transporte en la capital británica, 'Transport for London', (TfLaa)  alega que la popular compañía de vehículos con conductor no cuenta con los requisitos de seguridad suficientes, a pesar de haber hecho una serie de cambios y mejoras en sus servicios. "TfL ha concluido que no concederá a Uber London Limited una nueva licencia de operador privado en respuesta a su última solicitud", ha informado en un comunicado. Uber tiene ahora tres semanas para presentar una apelación, algo que la dirección de la compañía ya ha confirmado. Hasta que se resuelva el contencioso podrá seguir operando.

Servicios fraudulentos

Los servicios de Uber llevan siendo examinados desde hace dos años. Con 45.000 conductores en Londres la empresa perdió la licencia en septiembre del 2017, pero logró dos ampliaciones. La más reciente expiró en domingo. Durante esas extensiones debía resolver los problemas detectados. Sin embargo, de acuerdo con TfL se han identificado una serie de “fallos” que comprometen la seguridad de los viajeros y por lo tanto la firma, "no es apta, ni adecuada", para ofrecer sus servicios al público.

TfL subraya por ejemplo el cambio en la app de Uber que permite a los conductores no autorizados a subir sus fotografías a las cuentas de otros conductores. Entre finales del 2018 y 2019 se han detectado al menos 14.000 viajes realizados de esa manera fraudulenta, con conductores que carecían de carnet o de seguro, algo “inaceptable”, por el riesgo que implica para los pasajeros.  También han encontrado como conductores despedidos podían volver a crear nuevas cuentas en Uber y continuar llevando pasajeros, “comprometiendo su seguridad”.   Un sistema en definitiva muy vulnerable.

Decisión impopular

La dirección de Uber considera la decisión “extraordinaria y equivocada”. Alegan en su favor que, el modo de operar ha cambiado fundamentalmente en los últimos dos años y ahora reúne todos los niveles de seguridad exigidos.  El pasado mes de mayo conductores de Uber en Londres, Birmingham, Nottingham y Glasgow organizaron una protesta contra la paga y las condiciones de trabajo con la empresa.

 “Sé que esta decisión pude ser impopular entre los usuarios de Uber, pero la seguridad es nuestra preocupación más importante” ha declarado el alcalde de la capital, Sadiq Khan. “Las regulaciones están ahí para mantener a Londres seguro. 

Temas: Londres Uber