Ir a contenido

servicio esencial

Simón reprocha a Colau el menosprecio a las normas

El presidente de Agbar afirma que la sentencia del Supremo devuelve la seguridad jurídica que había quedado en entredicho

Max Jiménez Botías

Ángel Simón, durante su inrvención en el Cercle Financer de La Caixa.

Ángel Simón, durante su inrvención en el Cercle Financer de La Caixa.

Ante un auditorio en el que prácticamente no faltaba ningún representantes de la economía catalana, Àngel Simón, presidente del Agbar y vicepresidente ejecutivo de Suez, ha tenido este lunes la oportunidad de dar su opinión sobre la reciente sentencia del Tribunal Supremo en la que avala la sociedad conjunta Aigües de Barcelona, constituida con el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) que se ocupa del suminsiro y del ciclo del agua en un área de unos tres millones de habitantes. "Nos preocupa el menosprecio a las normas cuando no encajan al algunos gobernantes y gobernantas, que confunden el interés público con el político", ha sentenciado Simón, en alusión a la posición que han tenido algunas administraciones, particularmente el Ayuntamiento de Barcelona, en este tema.  

"Esto lo hemos vivido en Agbar en los últimos tiempos y ha hecho falta que el Supremo dejara claro lo que todos ya sabíamos, que Aigües de Barcelona es el concesionario del área metropolitana". Simón ha realizado este comentario dentro de un discurso en el que ha expuesto lo que ha denominado compromisos sociales de la compañía que preside. Particularmente cuando se ha referido al de la gobernanza, ha puesto de manifiesto: "Solo desde el rol de confianza entre nosotros podremos desarrollar un gobernanza correcta en el agua".

Preguntas sobre la sentencia

Simón ha tenido que responder a varias preguntas de los asistentes en las que han pedido su opinión sobre la reciente sentencia. Y ha apuntado que el gran valor del fallo es que defiende la seguridad jurídica, como no lo han hecho las propias administraciones, a su juicio. "La sentencia significa algo que nos pensábamos que siempre habíamos tenido en Barcelona y Catalunya y lo vemos cuando lo perdemos, que es la seguridad jurídica". Simón ha recordado que los directivos del grupo atesoran una larga experiencia profesional en diferentes países latinoamericanos. Entre ellos, Colombia, México, Chile y Brasil. "Entre nosotros muchas veces hemos deseado que ojalá países como Colombia se parecieran al nuestro en cuanto a seguridad jurídica. Y parece que hemos estado a punto de conseguirlo, pero al revés", ha ironizado el presidente de Agbar,

Ha recordado que el grupo lleva 150 años trabajando con seguridad. Pero también que el proceso de constitución de la sociedad conjunta con el AMB, fue puesto en cuestión por una demanda presentada por Acciona, Aguas de Valencia y FCC. Que eso coincide en un momento en el que se produce un cambio de gobierno en el consistorio de Barcelona y en varios ayuntamientos metropolitanos, y que las nuevas administraciones no defendieron lo que AMB había aprobado. "Esta sentencia pone las cosas en su sitio", ha repetido Simón. "Está claro que el AMB, que es quien gana la sentencia, hizo bien constituyendo la empresa mixta", que por lo demás supone que la concesión del suministro del agua corresponde a Aigües de Barcelona. "Parece mentira que hayamos tenido que pasar un proceso de desgaste tan grande para algo que todo el mundo sabía", ha concluido.

Como efecto residual, Simón, ha destacado que la "sentencia es un éxito para el ciudadanos de Barcelona y valida el principio de relación público-privado".

El presidente de Agbar ha afirmado que la compañía apenas percibe un 31% del importe de la factura del agua en Barcelona, mientras que el resto de conceptos corresponden a cargos que van a parar al AMB, al Ayuntamiento de Barcelona o bien a la ACA, entre otros, ha explicado.

En esta línea, ha lamentado que se baje el precio del agua a Agbar un 5% al mismo tiempo que se sube un 5% la tasa correspondiente al AMB. "Nos bajan a nosotros para poder subirla otros", ha dicho.

Contrato social

Simón se ha referido en diferentes apartados de su intervención al contrato social que las empresas deben establecer con los ciudadano, "poniendo a las personas en el centro de su actividad". Ha insistido en que ese contratos deben permitir la posibilidad de instaurar "una fórmula que garantice un marco estable para las próximas décadas, otorgando a la ciudadanía la seguridad y la confianza en la mejor gestión de un bien de primera necesidad y cada vez más escaso, como el agua".

En esta idea ha profundizado algo más, al señalar que una empresa debe genera confianza y eso solo se puede hacer desde la defensa de los valores que conecten con el momento actual de la sociedad. En este sentido ha recordado que Agbar ha destinado 15 millones de euros y ha ayudado a cerca de 35.000 familias a través del Fondo de Solidaridad de la compañía.

Temas: Agbar