26 feb 2020

Ir a contenido

Competencia

La CNMC expedienta a Correos por los excesivos descuentos a grandes clientes

El regulador se queja de que con esta práctica la empresa pública elimina la competencia

Sara Ledo

Una oficina de Correos de Madrid.

Una oficina de Correos de Madrid. / EFE / CARLOS PÉREZ

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha abierto un expediente sancionador contra Correos por efectuar descuentos a grandes clientes –instituciones y empresas—en sus envíos masivos de cartas. 

Entre las tareas del organismo que dirige José María Marín Quemada en el apartado regulatorio está la supervisión de los precios que Correos establece en aquellos envíos que tienen consideración de servicio público. La CNMC vela porque estos sean asequibles, transparentes, no discriminatorios y que se hayan calculado teniendo en cuenta los costes reales del servicio.

Y aquí empieza el problema. Según el regulador, desde el año 2015 y hasta el 2019, la empresa pública habría efectuado elevados descuentos a empresas y administraciones públicas en el mercado de envíos masivos de cartas (misivas que contienen publicidad o promociones y que están a raudales en los buzones). Unos descuentos que generan unos ingresos muy por debajo de los costes y unos precios pagados por estos clientes que no responden exclusivamente al ahorro de costes que generan.

El objetivo de esta práctica, a juicio de la CNMC, es "fidelizar" a estos clientes lo que provocaría un "efecto exclusionario" en el mercado, es decir, elimina la competencia, segunda parte del problema que da pie a la apertura de este expediente. Y da dos datos: Correos fue el líder del sector postal tradicional (envío de cartas) en 2017 con una cuota de mercado del 86,4%, obedeciendo una parte muy relevante de su facturación bruta a los clientes que obtienen descuentos. El segundo operador en este mercado, UNIPOST, que alcanzó una cuota del 11,6% ese mismo año, entró en liquidación un año después.

El enfrentamiento entre Correos y la CNMC por los descuentos a grandes empresas e instituciones no es nuevo, sino que viene de lejos. En sucesivas resoluciones producidas desde el año 2014 en adelante, la sala de regulación ha venido cuestionando (y avisando) sobre la política de descuentos a grandes clientes de la empresa pública. El asunto ha tenido cabida incluso en los tribunales. En diciembre de 2018 el Tribunal Supremo confirmó la resolución de precios de la CNMC de 2015, mientras que en marzo de 2019, la Audiencia Nacional hizo lo propio con la correspondiente a los precios de 2017.