Ir a contenido

previsión económica

Los catalanes tiraron de tarjeta hasta un 10% menos en la semana de la huelga

La tensión en Catalunya derivada de la sentencia tendrá un coste de entre 230 y 430 millones en el 2019

El gasto de los extranjeros ha tardado más tiempo en recuperarse, según el BBVA Research

Max Jiménez Botías

Corte en la AP-7 por la huelga general.

Corte en la AP-7 por la huelga general. / JORDI RIBOT / ICONNA

La tensión política que se puso de manifiesto en los altercados y la huelgas general convocada en Catalunya como reacción a la sentencia del 'procés' pueden haber restado "entre una y dos décimas" al producto interior bruto (PIB) catalán este año y hacer que que el crecimiento se reduzca al 1,8 % en el 2019, en lugar del 1,9% o 2% que se habría producido en un clima más estable. Esta es la previsión del BBVA Research, el servicio de estudios del banco que preside Carlos Torres. En términos absolutos, esos acontecimientos tendrán un coste de entre 230 y 430 millones de euros.

El economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, ha hecho esta estimación a partir de datos como la caída del gasto detectada por esta entidad tanto entre catalanes como entre extranjeros durante el mes de octubre pasado en comparación al mismo mes del 2018 y del 2017, así como la proyecciones que eso puede tener en las decisiones de inversión y creación de empleo en Catalunya.

Según datos obtenidos a partir de tarjetas y de terminales de pago (TPV) del BBVA en Catalunya, Cardoso ha comentado que en la segunda mitad de octubre, es decir, tras conocerse la sentencia, cuando se produjeron disturbios en las calles y se convocó una huelga general, el gasto de residentes catalanes cayó hasta un 8% o un 10 % con respecto al año anterior; y en el caso de los extranjeros, llegó a desplomarse hasta un 15% o 20%. Por lo que se refiere a los residentes, el gasto se ha ido recuperando a partir del 24 de octubre, si bien no llega aún al que se producía a primeros de ese mes. Sin embargo, el gasto de los no residentes se ha mantiene por debajo de los niveles del 2018 durante más tiempo

La caída del consumo que se produjo en la semana en la que se convocó la huelga general resultó bastante más pronunciada que la que tuvo lugar en octubre del 2017, cuando tuvo lugar el referendum unilateral. Entonces se registró una caída mucho menos relevante del consumo. Los datos indican que las manifestaciones, los cortes de calles y carreteras y la quema de contenedores, tuvieron un efecto sobre el gasto de los ciudadanos y sus decisiones de compra. Cabe mencionar que durante la primera quincena de octubre se produjo una clara reducción en la compra de entrada a espectáculos, afluencia a restaurantes y diferentes eventos deportivos.

Otros elementos de la caída

Cardoso ha destacado que el impacto final en la economía catalana habrá que valorarlo "en función de la intensidad y duración de la tensión y sus efectos sobre la economía". Con todo, la tensión no explica en su totalidad el menor crecimiento del PIB previsto para Catalunya. El BBVA cita, además, la revisión estadística de los datos de actividad del INE; la tendencia negativa que muestran algunos componentes de la demanda, el deterioro en el contexto internacional "Y el aumento de la incertidumbre relacionada con el entorno político".

"La demanda interna muestra una mayor desaceleración que la esperada, por la ralentización del gasto de los hogares catalanes", refleja el informe. Esto es consecuencia del agotamiento de la demanda que se retrajo durante la crisis, y el fin de los efectos de las políticas expansivas. "La desaceleración está siendo algo más intensa que en el resto de España. De la misma forma, la inversión en maquinaria y equipo podría moderar su avance", destaca el informe, en el que se recoge que la vivienda, por contra, seguirá contribuyendo favorablemente a incrementar la actividad.