Ir a contenido

venta de acciones

La petrolera saudí Aramco inicia la mayor OPV de la historia

La compañía aspira a conseguir con la venta de acciones unos 25.600 millones de dólares

Instalaciones de Aramco en Arabia Saudí. 

Instalaciones de Aramco en Arabia Saudí.  / X90156

La petrolera saudí Aramco, la empresa con más beneficios del mundo, ha comenzado el periodo de suscripción de acciones para particulares e inversores institucionales con el objetivo de recaudar 25.600 millones de dolares. La compañía decidió salir finalmente con una estimación de valor de entre 1,6 y 1,7 billones de dólares, según indicó la compañía en un comunicado, en el que afirma que el precio de referencia inicial está en el rango de 30 a 32 riales (de 8 a 8,5 dólares) por acción.

Aramco ofertará alrededor del 1,5% de sus acciones en la mayor oferta pública de venta de acciones (OPV) de la historia, que serán comercializadas únicamente en la Tadawul, el mercado bursátil de Riad. Los particulares, únicamente saudíes por decisión de la compañía, podrán suscribir hasta un 0,5% de participaciones hasta el 28 de este mes, mientras que el periodo para suscriptores institucionales irá hasta el 4 de diciembre.

Un día después se anunciará el precio final de las acciones y el excedente de la OPV, si corresponde, se anunciará antes del jueves 12 de diciembre del 2019.

Después de esta colocación, Aramco no emitirá más acciones durante seis meses. Aramco es el mayor productor de petróleo del mundo, con el 10% del suministro mundial. También se cuenta como la empresa más rentable con un beneficio neto de medio año de un 12%.

En el 2018, la petrolera obtuvo un beneficio neto anual de 111.000 millones. Sin embargo, a pesar de las ganancias, la OPV de Aramco y la salida a bolsa en general de la petrolera enfrenta desafíos por la reputación de Arabia Saudí tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi el año pasado y la falta de derechos de la mujer en el país.

También los ataques contra plantas petroleras por parte de los rebeldes yemeníes han puesto en el ojo del huracán la seguridad y por tanto la capacidad de la empresa de garantizar su producción.

En el otro lado de la balanza figuran el opíparo dividendo de 75.000 millones de dólares garantizado para el 2020, que será cobrado por los accionistas de manera preferente y antes que el Gobierno, aunque el Ejecutivo seguirá controlando completamente la compañía.