Ir a contenido

Migración

ONU: se necesitan 1.350 millones de dólares para atender la migración venezolana

Decena de miles de venezonalos dejaron su país para probar suerte en países como Colombia, Ecuador, Perú o Chile

El Periódico

Miles de venezolanos cruzan la frontera con Colombia.

Miles de venezolanos cruzan la frontera con Colombia. / Reuters

Son necesario 1.350 millones de dólares para atender las necesidades humanitarias de los refugiados y migrantes venezolanos que han huido de la crisis de su país, anunciaron este miércoles la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

"El pedido hacia la cooperación internacional para el 2020 llega hasta 1.350 millones de dólares, es decir prácticamente el doble de lo que se había solicitado en 2019", dijo el representante especial de ACNUR-OIM para los refugiados venezolanos, Eduardo Stein, al presentar el Plan Regional de Respuesta para Refugiados y Migrantes 2020 (RMRP).

Esa iniciativa es un instrumento de coordinación y recaudación de fondos preparado e implementado por 137 organizaciones, que trabajan en toda la región con el objetivo de beneficiar a casi 4 millones de personas, incluyendo a los refugiados y migrantes venezolanos y a las comunidades de acogida en 17 países.

La presentación del plan se realizó en la cancillería colombiana y al acto asistieron el saliente canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, quien fue nombrado por el presidente Iván Duque como nuevo ministro de Defensa, y otras personalidades de gobiernos donantes.

"Los tiempos políticos en los que diferentes gobiernos y organizaciones están buscado una solución política interna para Venezuela no se compaginan con las urgencias humanitarias de lo que este fenómeno está planteando a las vecindades", acotó Stein.

El funcionario explicó que el plan contempla acciones en nueve sectores clave: salud, educación, seguridad alimentaria, integración, protección, nutrición, alojamiento, artículos de ayuda y transporte humanitario, así como agua, higiene y saneamiento.

También pone un énfasis en facilitar la inclusión social y económica de los refugiados y migrantes de Venezuela.

"La solidaridad no puede esperar", remarcó Stein quien dijo que lo que se vive con la migración venezolana es "una crisis regional pero con impactos y consecuencias globales" y que los gobiernos y los países receptores "saben bien lo que esto significa".

El plan fue elaborado por la Plataforma Regional de Coordinación Interagencial, el mecanismo de coordinación para responder a la crisis de refugiados y migrantes de Venezuela coliderado por ACNUR y OIM, con la participación de agencias de la ONU, ONG y organizaciones de la sociedad civil.

Según Stein, "no se trata de imponer un plan a la región, sino que la realidad regional imponga la flexibilidad y las modificaciones que este plan demanda".