Ir a contenido

con Lola Market

Lidl empieza a vender 'on line' en Barcelona con envíos en una hora

El sistema de venta se hace de manera indirecta a través de un gestor personal de la compra

Eduardo López Alonso

La aplicación de Lola Market para comprar en Lidl. 

La aplicación de Lola Market para comprar en Lidl. 

Lidl
Lola Market 

La compañía -que no comercializa alimentos a través de su web, al contrario que la mayoría de sus competidores en España- ha destacado que el servicio se pone en marcha tras los buenos resultados de la prueba piloto en Madrid.

"La ampliación del servicio a dos nuevas grandes ciudades nos permitirá seguir ganando experiencia en la venta 'on line' de alimentación y conocer mejor los gustos del consumidor", ha explicado el director del área Digital de Lidl, Carlos González-Vilardell, a través de un comunicado quien ha valorado la colaboración con Lola Market en Madrid.

El grupo, de origen alemán y que en España ya es la cuarta cadena de supermercados con un 5,6% de cuota, contaba hasta ahora con un proyecto de comercio electrónico desde el 2018 a través de su web pero centrado únicamente en artículos de bazar. Ahora se podrán comprar también productos de alimentación. Desde Lidl han subrayado que a través de Lola Market pone a disposición de sus clientes las más de 2.200 referencias de alimentación, higiene y droguería que componen su surtido, y se venden al mismo precio que en la tienda.

El cliente que realiza su pedido por internet puede recibirlo en su domicilio en el plazo de una hora con un coste fijo "independiente del volumen de compra". Está previsto que el servicio se amplíe a otros municipios próximos a Barcelona. 

Además de la oferta habitual, los usuarios también podrán adquirir en breve, a través de Lola Market, los más de 250 artículos que conforman el surtido de Navidad de Lidl.

El surtido fijo se ha ampliado a 2.200 artículos (incluyendo todas las familias de frescos, nevera, producto seco envasado, cosmética, higiene personal y limpieza). 

El sistema de compra es diferente que en otras firmas de distribución. Lola Market asigna un asistente personal para la compra que realiza la selección de productos en el punto de venta y que permanece en contacto con el comprador. Una vez completada la compra, el 'personal shopper' la llevara a casa del consumidor en una hora o en el momento que prefiera el cliente, con unos gastos de envío de 4,90 euros. La idea es que si la relación entre el comprador y el asistente son positivas puedan repetir esa relación en futuras compras.