Ir a contenido

Cornellà Creació Forum

Google y el talento multiplicado por 10

Isaac Hernández, responsable de Google Cloud en España defiende que las organizaciones primen la disrupción, el trabajo en equipo y la capacidad de reaprender

Eduardo López Alonso

Isaac Hernández, ’country manager’ de Google Cloud en España. 

Isaac Hernández, ’country manager’ de Google Cloud en España.  / MAITE CRUZ

El máximo responsable de Google Cloud en España y Portugal, Isaac Hernández, ha sido el elegido por Cornellá Creació Forum para pronunciar este viernes una conferencia sobre la relación de la tecnología y el factor humano. Con cautivador acento tinerfeño dibujan sus palabras el mundo actual y el futuro con fundamento y conocimiento de causa. Es referencia en inteligencia artificial e insiste en divulgar que la clave de la innovación que nos invade está en el trabajo en equipo y en la capacidad de romper moldes.

Tras ese mensaje aparentemente sencillo han conseguido los suyos de Google el éxito empresarial y marcar el ritmo mundial de la innovación. A las puertas del nuevo ordenador cuántico y con la llegada de la inteligencia artificial a la vida cotidiana, Hernández reivindica el factor humano y explica las claves del éxito de las organizaciones en un momento de cambio exponencial. Las resume en lo que los gurús de Google han venido a bautizar como el factor 10X: "Lo importante no es mejorar algo el 10% sino plantearse siempre que es lo que se puede hacer para que algo pueda ser 10 veces mejor. 10 veces más seguro, 10 veces más eficiente, 10 veces más barato o 10 veces más útil". No perder el tren tecnológico supone romper paradigmas y tener vocación disruptiva. La bombilla no fue el desarrollo tecnológico de la vela.

Ha crecido Google gracias al axioma X10 en los últimos años, en concreto ha multiplicado por 10 el tamaño de la organización en seis años, afirman. Y en el meollo del asunto siempre hay personas. "La inteligencia cognitiva es clave a la hora de seleccionar una persona para la organización, es la capacidad que tiene de reaprender". El cóctel de personalidad óptima debe completarse con una buena dosis de empatía: "Puedes ser el mayor experto en inteligencia artificial del mundo, pero si eres engreído y es difícil trabajar contigo no tienes fácil encaje en la organización", explica el responsable de Google. Y el tercer eje personal es la capacidad del individuo de cuestionarse el presente, aportar ideas frescas y no dejarse influenciar por las herencias.

"Fomentar un entorno diverso es un elemento clave en la innovación, hay que buscar diversidad de edades, diversidad de género y de experiencias", añade. Pero tener obviamente conocimiento del puesto que se ocupa. 

En opinión de Hernández, faltan humanistas y filósofos en las empresas. "En Google los necesitamos, por ejemplo, para que nos aporten ideas y perspectiva sobre los fundamentos éticos para desarrollar las bases de la inteligencia artificial del futuro", dice. Sobre los miedos que inspira la revolución tecnológica actual por la previsible pérdida de empleos, Hernández admite que se producirán pero que debe prevalecer el optimismo: "Es verdad que determinados puestos de trabajo pueden resultar redundantes, pero es verdad también que se están creando nuevas profesiones y funciones en las empresas. Al final, lo que haremos es sustituir tareas más tediosas por inteligencia artificial y permitir aumentar las capacidades del ser humano. Es una nueva revolución industrial".