Ir a contenido

Previsiones 2019

Los hoteleros pronostican la primera caída de turistas desde 2009

La patronal augura un leve empeoramiento de las llegadas pero con un crecimiento de los ingresos

Cehat anuncia que se ha "amortiguado el golpe" de la quiebra de Thomas Cook que amenazaba el invierno

Sara Ledo

Turistas en el centro de Barcelona.

Turistas en el centro de Barcelona. / RICARD CUGAT

La ralentización alemana, el 'brexit' y la caída de Thomas Cook han hecho mella en el turismo que cerrará el año 2019 con una caída de llegadas de extranjeros por primera desde el 2009, aunque con un aumento del gasto. Ese es el pronóstico que hacen los hoteleros sobre el sector: a falta de menos de dos meses para concluir el año no se alcanzará el récord de 82,8 millones de visitantes cosechado el año pasado, pero sí se superarán los 89.856 millones de euros de gasto.

"Estimamos que en 2019 tendremos un cierre por debajo de 2018, pero eso es algo insignificante, no sé si serán 500.000 o 100.000 menos, pero lo que sí sabemos es que el gasto hasta el 31 de octubre se ha incrementado en un 2,5%", explicó el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Juan Molas, durante la presentación de las previsiones de invierno de la patronal. Un alza en el montante que los turistas dejan que podría llevar al sector a rozar la "mágica cifra" de 180.000 millones de euros de aportación al PIB.

De cumplirse las estimacionesEspaña cerraría por primera vez en una década un año sin récord de turistas. La última vez que sucedió algo similar fue en el año 2009 cuando llegaron 52,1 millones de turistas, un 8,8% menos que en 2008, y momento a partir del cual el turismo extranjero inició una senda al alza que se disparó con la salida del mapa de destinos competidores como Turquía, Túnez y Egipto.

La recuperación de estos mercados hace un par de años puso en alerta a un sector acostumbrado a registrar éxito tras éxito. En 2018 se empezaron a evidenciar las primeras señales de debilidad con el cierre de un verano sin récord, por primera desde 2010. El periodo estival es un buen medidor de toda la temporada que entonces no finalizó en negativo sino con un incremento del 1,1% respecto a 2017, pero que dejó patente la ralentización. El ritmo de crecimiento en 2017 fue del 8,9% y en 2016 del 10,3%.

El buen desempeño de los competidores sumado al fantasma del 'brexit' y la ralentización económica en Europa, impulsada por la locomotora alemana, así como otros factores como el buen tiempo en el norte de Europa, han llevado a que en julio, agosto y septiembre de este año visitasen España un 0,7% menos de extranjeros que en 2018. No obstante, las llegadas hasta septiembre crecieron un 1,25% (67,1 millones), a falta de conocer los datos de los últimos tres meses que serán claves.

Un invierno estable

En este contexto, los hoteleros esperan estabilidad para el invierno –de noviembre a marzo (Semana Santa)— después de que la caída de Thomas Cook en septiembre hiciese saltar todas las alarmas de un sector tocado, pero que "ha amortiguado el golpe", según Juan Molas. Los turoperadores Jet2 y TUI han reaccionado "rápido" y han logrado cubrir muchas de las plazas que dejó el gigante británico. La demanda se mantiene, seg¿¿un Cehat, por lo que, a partir de Navidades, Canarias (la región más afectada) tendrá garantizada la misma ocupación que en años anteriores.

Y el resto de España seguirá como el invierno pasado. Según la encuesta que cada temporada realiza la patronal y PwC entre los socios de Cehat, solo el 10% de los hoteleros espera una oferta mayor este invierno, mientras que el 79% espera que se mantenga similar a la del año anterior. Eso sí, el 44% de los hoteleros prevé una rentabilidad a la baja por una caída de los ingresos debido al crecimiento de los gastos.

Preocupación por Catalunya

Hasta el 31 de octubre, Catalunya continúa como el primer destino de los turistas extranjeros a España a pesar de la situación en esta comunidad por las protestas a la sentencia del procés, según Cehat. En este sentido, Juan Molas confirmó la "preocupación" del sector hotelero ante esta situación porque no ven "una solución a corto plazo", aunque también reconoció que "la marca Barcelona es tan potente que ha aguantado mucho mejor de lo que se podría prever".

El presidente de los hoteleros explicó que los días "en los que ha habido problemas" se han paralizado las reservas, pero cuando vuelve la normalidad "han entrado al ritmo habitual". Por tanto, de momento, no prevén una caída de las reservas en la región, aunque sí de la rentabilidad porque los establecimientos han tenido que rebajar sus precios en torno a un 20%.

Temas: Hoteles Turismo