Ir a contenido

Tras la sentencia del procés

Luca de Meo (Seat): La imagen actual "no ayuda a los inversores a apostar por Catalunya"

El presidente de Seat dice que no tomarán ninguna decisión en Catalunya mientras su operativa no se vea afectada

Sara Ledo

El presidente de SEAT, Luca de Meo, durante el desayuno informativo.

El presidente de SEAT, Luca de Meo, durante el desayuno informativo. / DAVID CASTRO

El presidente ejecutivo de Seat, Luca de Meo, no acostumbra a hablar de política, o al menos, eso dice: "Nosotros solo hacemos coches", se justifica al ser preguntado por la situación en Catalunya tras la sentencia del procés. Eso sí, también reconoce que, desde el extranjero la imagen que se proyecta de Catalunya no es la mejor. "Seguro que (la imagen actual) no ayuda a los inversores a facilitar la idea de apostar por Catalunya".

De Meo realizó estas declaraciones durante su intervención en el foro Nueva Economía en el que recordó que los inversores necesitan claridad, visión de largo plazo y estabilidad. "Yo estoy mucho en el extranjero y claro que esto no ayuda a la imagen de Catalunya, no sé cuál es el efecto pero imagino que lo tendrá", agregó de Meo.

El máximo mandatario del fabricante automovilístico en España a que aseguró que no tienen previsto tomar ninguna decisión sobre Catalunya, preguntado por un posible cambio de sede. "Hasta que estos movimientos no impacten en la operativa del negocio no tenemos nada que decir", respondió De Meo que apuntó que "lo único que tenemos que hacer es no ser un problema que se añade a otro".

Seat interrumpió hace unas semanas su línea de producción en Martorell por los disturbios iniciados a raíz de la sentencia del procés, lo que supuso dejar de producir 3.500 coches y enviar a sus casas a 6.800 trabajadores. Una decisión técnica y no política a la que se vieron "forzados", según De Meo porque nadie les aseguraba la logística de las piezas y ante la posibilidad de que los trabajadores se quedasen parados en la fábrica durante horas. "Parar la fábrica un día equivale a decenas de millones menos de ingresos para nosotros", advirtió De Meo.

"Nosotros lo único que queremos es producir coches y esperamos que esta situación no tenga impactos en el futuro", agregó el presidente del fabricante automovilístico que recordó que llevan cuatro años de récord que espera que no se acaban "ni por el tema catalán ni por el mercado".