Ir a contenido

Sector de distribución

Las empresas de distribución pierden 1.400 millones al año por hurtos

La Asociación de Empresas de Gran Consumo cifra en el 0,8% de las ventas las perdidas por sustracciones y errores

El comercio electrónico aumenta los riesgos de sufrir lo que se conoce como 'pérdidas desconocidas'

Rosa María Sánchez

Dos jóvenes, en un establecimiento de venta de artículos electrónicos.

Dos jóvenes, en un establecimiento de venta de artículos electrónicos. / Josep García

Las empresas de gran consumo arrastran una pérdida anual de unos 1.800 millones de euros como consecuencia de los hurtos externos e internos (1.404 millones) y de los errores de gestión (396 millones). Es lo que se llama "pérdida desconocida", a la que en los últimos años se le está abriendo un nuevo riesgo por la vía del fraude digital vinculado al creciente fenómeno del comercio electrónico.

“Aunque el fraude informático aún tiene un peso escaso con respecto a otro tipo de hurtos, su crecimiento se está disparando, llegando a ser del 46% en 2018”, advirtió este jueves el director de cadena de suministro de AECOC, Alejandro Sánchez, en la inauguración del 22º Congreso de Prevención de la Pérdida que cada año celebra esta Asociación de Empresas de Gran Consumo.

Venta electrónica

La generación de pérdidas derivadas de la digitalización del comercio minorista y la venta electrónica es un fenómeno relativamente reciente sobre el que AECOC ha puesto el foco en este congreso. Según Alejandro Sánchez, la atomización de los canales de venta dificulta la gestión del estoc en los almacenes y multiplica los riesgos, ya sea por errores administrativos o por la proliferación de fraudes en las formas de pago, devoluciones o uso de tarjetas de fidelización, por ejemplo.

A esto se añade, además, el riesgo creciente de robos que sufren los transportistas en la fase de distribución y entrega en el domicilio de los paquetes resultantes de la venta a domicilio, según pusieron de manifiesto los representantes de las firmas de transporte Dachser Iberia y DHL Express en una mesa de debate compartida con representantes de la Polícía Nacional y de la Guardia Civil, así como con un portavoz de seguridad LG Electronics en España,  perteneciente a uno de los sectores que más sufre el efecto de los robos, en artículos como televisores, móviles y otros. 

Hurtos y errores de gestión

Con todo, el fraude digital es solo una de las variables dentro de los alrededor de 1.800 millones anual de pérdida desconocida (el 0,8% de la facturación anual) que cada año sufre el sector de la distribución

Se estima que de esta pérdida desconocida total de 1.800 millones, el 78% corresponden a hurtos (58% externos y 20% internos) y el 22% a errores de gestión. “Se trata de una cifra que daña a la productividad de las empresas y que debe preocupar también a los ciudadanos, ya que supone un sobrecoste de 100 euros al año por hogar”, apuntó el portavoz de AECOC.

Reforma del Código Penal

Sánchez destacó el descenso del 0,75% anual de los hurtos en España en los últimos cuatro años. Sin embargo, ha apuntado al fenómeno de concentración que está produciendo en las grandes ciudades. En este mismo periodo temporal, los robos en Madrid han crecido a un ritmo del 1,27% anual, mientras que en Barcelona lo han hecho al 4%, con un repunte del 10% en 2018.

“El asalto a turistas es la principal explicación de esta evolución, pero los delitos en comercios también han crecido porque son vasos comunicantes. La delincuencia se desplaza de un terreno a otro con facilidad”, explicó.

Es por eso que Sánchez recordó las peticiones de AECOC para revisar el tratamiento del hurto en la legislación. La Asociación encabeza las reclamaciones por una reforma urgente del Código Penal para abordar la multirreincidencia del delito leve de hurto -aquellos en los que el valor de lo sustraído no supera los 400 euros- para convertirlo en un delito agravado y, así, sancionar severamente la delincuencia profesional y organizada.

Temas: Robos Empresas