11 ago 2020

Ir a contenido

resultados

Telefónica prevé los primeros ahorros por el plan de bajas voluntarias a finales de este año

La operadora registró un alza de ingresos del 0,5%, hasta los 9.501 millones en los nueve primeros meses del ejercicio

Sede central de Telefónica, en Madrid.

Sede central de Telefónica, en Madrid. / REUTERS / JUAN MEDINA

El consejero delegado de Telefónica, Ángel Vilá, ha señalado este martes que los primeros ahorros derivados del plan de bajas voluntarias llevado a cabo en las últimas semanas por la compañía comenzarán a notarse en el cuarto trimestre de 2019 y contribuirán a que el conjunto del grupo logre su objetivo de resultado bruto de explotación (Oibda) fijado para todo el año.

En la conferencia con los analistas tras los resultados de los nueve primeros meses de 2019, Vilá ha recordado que el Plan de Suspensión Individual de empleo (PSI) generará unos ahorros de 210 millones de euros anuales desde el 2020, pero ha señalado que como algunas salidas de trabajadores ya han empezado a producirse, estos ahorros "empezarán a aflorar en noviembre o diciembre".

El primer impacto de este plan y el hecho de que en el cuarto trimestre se vaya a registrar una menor tasa de crecimiento de los costes de contenidos apoyarán, según Vilá, la tendencia de mejora del Oibda de la filial española, que contribuirá a lograr el objetivo de crecimiento de más de 2% del resultado bruto de explotación fijado para todo del grupo en 2019.

En el conjunto de los nueve primeros meses de 2019, el Oibda de Telefónica ha crecido un 1,1%, por debajo del objetivo, ya que se ha visto lastrado en alrededor de un punto porcentual por la situación de México.

Los ingresos del grupo en los nueve primeros meses de este año alcanzaron los 9.501 millones de euros, lo que supone un 0,5% más que hace un año, después que el crecimiento de la facturación se haya acelerado en el tercer trimestre gracias a una "estrategia comercial más segmentada y diferenciada".

En concreto, Telefónica facturó 3.219 millones de euros el tercer trimestre, un 1% más que en el mismo periodo de 2018, impulsada por el mejor comportamiento de los ingresos de servicio, que también crecieron un 1%. De esta manera, la subida de la cifra de negocio en el periodo comprendido entre julio y septiembre mejora en siete décimas la del segundo trimestre.

En este sentido, la operadora agrega que el crecimiento frente al segundo trimestre se observa en todos los segmentos, ya que la facturación creció un 0,2% en el negocio residencial, un 0,4% en el de empresas y un 4,1% en el mayorista. Además, destaca el incremento del 0,3% del los ingresos de terminales y la mejora del ingreso por cliente (ARPU) convergente, que sube un 17%, hasta los 90,6 euros.