01 oct 2020

Ir a contenido

Administraciones territoriales

Fedea preve que 11 autonomías desbordarán el objetivo de déficit este año

El conjunto de las comunidades volverá a incumplir la meta fijada después de dos años de cumplimientos

El saldo de Catalunya empeorará hasta el 0,4% del PIB y solo cumplirán Navarra, Canarias, Euskadi, Galicia, La Rioja y Baleares

Rosa María Sánchez

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una comparecencia en el Senado.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante una comparecencia en el Senado. / David Castro

Todas las comunidades autónomas, salvo País Vasco y Baleares, ha empeorados sus cuentas hasta el mes de julio y la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) anticipa que solo seis de las 17 cumplirán el objetivo de un déficit del 0,1% del PIB previsto para este, mientras que las otras 11 lo incumplirán; entre ellas, Catalunya. 

En particular, las proyecciones de Fedea avanzan que cerrarán con superávit presupuestario las comunidades de Navarra (1,3% del PIB), Canarias (0,7%) y País Vasco (0,6%). Además, también cumpliránel objetivo de estabilidad las de Galicia (0,0%), La Rioja (0,1%) y Baleares (0,1%). 

Para las once restantes se prevén incumplimientos, con tasas de déficit de entre el 0,3% de Andalucía y Madrid y superiores a 1% del PIB en los casos de Murcia (1,4%), Extremadura (1,7%) y Valencia (1,8%). En torno a la media del 0,4% se podría situar a final de año las comunidades de Castilla y LeónCatalunya y Asturias. Fedea prevé para Aragón un déficit del 0,7% a final de año, mientras que proyecta un desfase presupuestario del 1% del PIB para Cantabria y Castilla-La Mancha

De vuelta al incumplimiento

En conjunto, según los cálculos realizados por Fedea, el déficit del conjunto de las autonomías se situará en el 0,4% del PIB, incumpliento el objetivo de estabilidad del 0,1% para el 2019. "De cumplirse nuestra previsión implica entrar de nuevo en la senda del incumplimiento, tras dos ejercicios (2017 y 2018) cerrando el año con un déficit inferior al permitido", subrayan los autores del 'Observatorio Fiscal y Financiero de las Comunidades Autónomas' , José Ignacio Conde-Ruiz, Carmen Marín y Juan Rubio-Ramírez.

Este incumplimiento se materialializará a pesar del aumento de las entregas a cuenta en unos 4.084 millones y, según los autores, "puede poner en riesgo la consolidación fiscal en ejercicios futuros". Además, constituye "un síntoma de agotamiento de las medidas de consolidación fiscal puestas en marcha en anteriores ejercicios (2010-2014)". Los autores subrayan que, toda vez que España se encuentra entre los países de la Unión Europea con menor gasto en sanidad, educación y dependencia, "la forma adecuada de compensarlo es con un incremento permanente de los ingresos" provenientes de la reforma pendiente de la financiación autonómica

Metodología

En sus cálculos, Fedea ha tomado en cuenta el aumento en 4.084 millones de las entregas a cuenta que el Gobierno pretende hacer llegar a las autonomías en la última parte del año. También se parte del hecho de que las comunidades pudieron anticipar un mayor gasto en la primera mitad del año, por las citas electorales.

En el acumulado hasta julio, las comunidades presentaron un saldo de déficit en términos de Contabilidad Nacional corregido de anticipos con un déficit de 3.090, empeorando en más de 3.000 millones el registro de julio 2018.

Este deterioro --según los autores-- se debe a dos motivos. Primero, porque el gasto presupuestario está creciendo el 6,6%, superando ampliamente el límite del 2,7% que marca la regla de gasto para 2019. "No obstante, en la segunda parte del año esperamos que el gasto no crezca, y por tanto, se reduzca la tasa de crecimiento del gasto en cómputo anual", afirman.

En segundo lugar, "porque durante la primera parte de 2019 las entregas a cuenta han estado prorrogadas, lo que ha limitado el crecimiento de los recursos en las autonomías al 1,9%"

Conjunto de las administraciones

España debe de cerrar 2019 con un déficit en Contabilidad Nacional del 2% PIB (sin contar con las ayudas al sector financiero). Aunque el objetivo de Estabilidad está fijado en el 1,3% del PIB, el Gobierno revisó la nueva senda con las autoridades europeas, al 2% del PIB.

Esto supone una reducción de 0,5 puntos porcentuales del PIB desde el déficit del 2,5% del PIB de cierre de 2018. Según los autores de Fedea,  "este ajuste, en teoría, no debería suponer ningún esfuerzo puesto que, el saldo cíclico mejora un 0,5% del PIB respecto a 2018, y por tanto, cumplir el objetivo de déficit revisado (2% del PIB) estaría al alcance de la mano, aunque se deberán realizar algunos esfuerzos en lo que queda de año".