25 sep 2020

Ir a contenido

relevo

Comienza la era Lagarde en el Banco Central Europeo

La exdirectora gerente del FMI tiene el reto de que los gobiernos ganen protagonismo en las políticas de crecimiento

Alemania encabeza la oposición a la exigencia de que los estados más desahogados aumenten el gasto público

Agustí Sala

Lagarde y Draghi en la despedida del segundo esta semana.

Lagarde y Draghi en la despedida del segundo esta semana. / Boris Roessler / REUTERS

Nueva era en el Banco Central Europeo (BCE). Christine Lagarde, anterior director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) inicia este viernes su mandato de ocho años al frente del organismo desde el que se rige la política monetaria de la zona del euro. El nombramiento efectivo de Lagarde se produjo en el Consejo Europeo del pasado 18 de octubre.

En cierto sentido, la nueva presidenta del BCE, con una elevada capacidad y experiencia política, ha sido siempre una pionera. Fue responsable de la cartera de Economía de Nicolas Sarkozy entre el 2007 y 2011, fue la primera mujer en presidir el mayor gabinete americano de abogados, la primera ministra de Finanzas del G-7 y la primera directora gerente del FMI. Ahora, además pasa a ser la primera mujer al frente del BCE, cargo en el que le han precedido el holandés Wim Duisenberg, el francés Jean-Claude Trichet y el italiano Mario Draghi.

Salvación del euro

Además de mantener o superar la obra de Mario Draghi, al que se atribuye la salvación del euro en el 2012 gracias a sus milagrosas palabras "haré todo lo que sea necesario"; Lagarde afronta el reto de convencer a los gobiernos de que ganen protagonismo mediante la política fiscal y las reformas estructurales. Y todo ello en un contexto de desaceleración, aunque los datos del tercer trimestre indican que el crecimiento se mantuvo y una Alemania, la locomotora del área, flirteando con la recesión por la crisis en el automóvil, pero con una economía interna que no va mal.

El BCE ya ha hecho una buena parte del trabajo durante el mandato de Draghi con unos tipos de interés en el 0%, tras ocho recortes aplicados durante el mandato de Draghi, y la recuperación de la compra mensual de deuda por importe de 20.000 millones de euros, que comienza precisamente este mismo 1 de noviembre, a la vez que la nueva presidencia del organismo. Además aplicó en septiembre un nuevo recorte en el tipo de interés negativo que cobra a los bancos por guardar su dinero ( del -0,40% al -0,5%). 

'Halcones'

Precisamemente por esta estrategia llevada a cabo por Draghi los denominados 'halcones', defensores de una política monetaria más ortodoxa encabezados por Bundesbank alemán y el resto de país nórdicos, han dejado oír su oposición. De hecho, la representante alemana en este órgano, Sabine Lautenschläger, decidió hace unas semanas, por sorpresa, dimitir mucho antes de vencer su mandato.

Esa decisión afloró las tensiones internas existentes. Posteriormente, seis exbanqueros centrales criticaron abiertamente el paquete de estímulos aprobado por el BCE en septiembre, sumándose a las opiniones expresadas en las últimas semanas por los presidentes de los bancos centrales de Francia, Alemania, Austria y Holanda. En una carta enviada a los medios, los exbanqueros alertan de que están observando "con una preocupación creciente" las decisiones que está adoptando el BCE.

El documento estaba firmado por los exmiembros del BCE Ottmar Issing y Juergen Stark, que formaron parte del comité ejecutivo de la autoridad entre 1998 y 2006 y 2006 y 2011, respectivamente; así como por el exgobernador del banco central de Austria Klaus Liebscher, el expresidente del Bundesbank Helmut Schlesinger, el exgobernador del banco central de Países Bajos Nout Wellink y el antiguo subgobernador del Banco de Francia Herve Hannoun.

En cualquier caso es más que evidente que el último paquete de estímulos aprobado por la entidad ha dividido la institución. De hecho, en un gesto poco habitual hasta ahora, el gobernador del Banco de Holanda, Klaas Knot, tachaba públicamente a principios de semana de «desproporcionado» el plan del eurobanco que, para su colega del Bundesbank, Jens Weidmann --aspirante a suceder a Mario Draghi en la presidencia hasta ser desbancado por Lagarde--.

Superávit

Incluso antes de hacerse con la presidencia del BCE, Lagarde ya dejó claro que uno de su objetivos es lograr que Alemania y Holanda, los dos países del euro con mayor superávit fiscal, tomen la iniciativa en favor del crecimiento de la zona euro.

De hecho, Draghi situó el impulso de la política fiscal como tarea esencial par aquien le releva. Antes de dejar el cargo insistió en la necesidad de que los países con mayores márgenes fiscales aumenten el  gasto público. Para ello será esenciales las dotes y capacidades políticas de Lagarde, que no lo tendrá fácil ante la oposición a gastar más en los países a los que ha apuntado directamente.

"El euro es un proyecto político", recordó Draghi esta semana en su despedida. Y como tal, será necesaria una voluntad política de expansión fiscal. Esta exigencia choca con un fuerte y arraigado compromiso político de la actual coalición de gobierno en Alemania de no elevar el endeudamiento ni caer en el déficit.