Ir a contenido

resultados

Repsol reduce un 32,5% su beneficio por el descenso del petróleo

El resultado sin tener en cuentra los extraordinarios de un año atrás registró un descenso del 4,8%

Sara Ledo

El presidente de Repsol, Antoni Brufau, en la Universitat de Barcelona.

El presidente de Repsol, Antoni Brufau, en la Universitat de Barcelona. / JORDI COTRINA

Repsol obtuvo un beneficio neto de 1.466 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 32,5% más bajo que entre enero y septiembre de 2018 cuando registró unas ganancias de  2.171 millones de euros, en las que se incluía la plusvalía de 344 millones de euros por la venta de su participación del 20% en la antigua Gas Natural Fenosa (Naturgy). Entre enero y septiembre de 2019, la ausencia de estas plusvalías, así como una valoración de los inventarios de hidrocarburos que la compañía almacena 329 millones menor, debido la caída de precios del crudo y del gas, provocaron un impacto negativo de más de 600 millones en sus cuentas. 

En un entorno débil para el refino y la actividad de Libia suspendida durante parte del año, Repsol registró un beneficio neto ajustado, aquel que mide específicamente el comportamiento de los negocios, de 1.637 millones de euros hasta septiembre, un 4,8% inferior al registrado un año antes. 

A pesar de este escenario, la compañía incrementó su flujo de caja operativo en un 22%, hasta los 4.074 millones de euros. En palabras de su Consejero Delegado, Josu Jon Imaz, "en un entorno macroeconómico más débil, el robusto desempeño del flujo de caja de Repsol muestra la solidez de nuestra estrategia".

Los resultados de la compañía y el flujo de caja operativo propiciaron que el Consejo de Administración acordase proponer en la próxima Junta General aumentar la retribución al accionista con una amortización de un 5% del capital social a 31 de diciembre de 2018.

Modelo de negocio integrado

Comparado con el resto de compañías del sector que ya han presentado sus cuentas de los primeros nueve meses como Galp (-59%), Equinor (-50%), Eni (-45%) o BP (-53%), Repsol es la que menos ha solventado este complicado entorno respaldado en su modelo de negocio integrado.

En el área de exploración y producción, Repsol registró un resultado de 864 millones de euros, frente a los 1.015 millones de euros de hace un año, muy lastrado por los menores precios del crudo y del gas, así como por las paradas de producción en Libia. Mientras que, en lo que se denomina negocio 'downstream' (refino, química, movilidad, lubricantes, GLP, 'trading', mayorista de gas, y Repsol Electricidad y Gas) su beneficios se elevaron hasta los 1.087 millones de euros, en línea con los 1.098 millones registrados entre los meses de enero y septiembre del año pasado.

Casi un millón de clientes de luz y gas

La petrolera inició el 2 de noviembre de 2018, con la compra de Viesgo, su andadura en el mercado de la electricidad y el gas. De Viesgo heredó una cartera de 750.000 clientes que, un año más tarde, hizo crecer a un ritmo del 28% hasta sumar un total de 965.000 clientes. 

Además, 'recibió' 2.950 megavatios de generación de bajas emisiones (centrales hidráulicas, ciclos combinados y centrales de cogeneración) a los que hoy se añaden tres proyectos renovables, dos eólicos y uno solar, que suman 800 megavatios de potencia --el equivalente al suministro de electricidad anual de unos 650.000 hogares--. Una vez puestos en marcha, Repsol alcanzará el 90% de su objetivo estratégico de capacidad de generación baja en emisiones, estimado en alrededor de 4.500 megavatios en el año 2025.