28 nov 2020

Ir a contenido

tributos

España, octavo país de la eurozona con la menor presión fiscal

Según Eurostat, sigue siendo también el quinto estado de la UE que menos porcentaje sobre PIB recadua del IVA

Silvia Martinez

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, en la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados.

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, en la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados. / DAVID CASTRO

La presión fiscal en España, la suma de impuestos y contribuciones sociales netas en relación al Producto Interior Bruto, se situó en 2018 en el 35,4%, siete décimas más que en 2017 pero todavía seis puntos por debajo de la media de la Eurozona que alcanzó el 41,7%, según los datos publicados este miércoles por la oficina europea de estadística (Eurostat). Estas cifras colocan a España como el octavo país de la zona euro con menor presión fiscal y el undécimo de toda la Unión Europea.

La comparativa confirma una realidad que año tras año se mantiene invariable: que España se mantiene en el grupo de Estados miembros con una menor carga impositiva. Solo supera a Irlanda (23%), Rumanía (27,1%), Bulgaria (29,9%), Lituania (30,5%), Letonia (31,4%), Malta (32,7%) Estonia (33%), Chipre (33,8%), Eslovaquia (34,3%) y el Reino Unido (35,1%). 

Frente a este bloque de países, la lista de países con mayor presión fiscal la de Bélgica (47,2%), Dinamarca (45,9%), Suecia (44,4%), Austria (42,8%), Finlandia (42,4%), Italia (42%) y Grecia (41,5%). Según la evolución registrada en 2018, la presión aumentó en 16 países, con especial relevancia en Luxemburgo, Rumanía y Polonia, y se redujo en 7, de forma especialmente acusada en Dinamarca, Hungría y Finlandia.

En el caso de los países de la Eurozona, el mayor peso de la presión fiscal correspondió a las cotizaciones sociales netas (15,2%), por delante de los impuestos a la producción y las importaciones (13,3%), de los cuales el 6,9% corresponde al IVA, y de los impuestos sobre la renta y el patrimonio (13%). 

La fotografía de la estructura se repite en el caso de España aunque con una presión inferior en todos los apartados: 12,4% para las contribuciones sociales, 11,9% para los impuestos a la producción y las importaciones (el 6,6% a cuenta del IVA) y el 10,6% por la renta y el patrimonio. En el caso del IVA España fue el año pasado el quinto país de la UE con menor porcentaje de recaudación. Solo Irlanda (4,4%), Italia (6,2%), Luxemburgo (6,2%) y Rumanía (6,4%) recaudaron menos.