Ir a contenido

Resultados trimestrales

El beneficio del Santander cae el 35% tras los ajustes del 'brexit'

El grupo reduce su ganancia a 3.732 millones en los nueve primeros meses tras dotar 2.448 millones por el Reino Unido

Ana Botín subraya que los resultados del tercer trimestre son los mejores en diez años

Rosa María Sánchez

Ana Botín, presidenta del Banco de Santander.

Ana Botín, presidenta del Banco de Santander.

El beneficio de Banco Santander se ha reducido el 35% en los nueve primeros meses del año y ello ha sido como consecuencia de los ajustes que ha tenido que hacer el grupo por la pérdida de valor ocasionada por el 'brexit'. Hasta septiembre el Santander ha obtenido un beneficio neto de 3.732 millones de euros, frente a los  5.742 millones del mismo periodo del año anterior.

Según los datos presentados este miércoles por la entidad, el descenso del beneficio atribuido del grupo obedece a las importantes dotaciones, por importe de  2.448 millones, que ha debido practicar la entidad por ajustes derivados del 'brexit'  "para adaptar el valor de la franquicia a las perspectivas de un menor beneficio a medio y largo plazo", explicó el consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez.

Al ajuste del fondo de comercio de Reino Unido, anunciado el pasado 24 de septiembre (1.491 millones de euros), se suma una provisión adicional por los seguros de protección de pagos (PPI) en el Reino Unido (103 millones de euros) y otros cargos (40 millones de euros). Esto, además de los cargos por valor de 814 millones anunciados en el primer semestre, principalmente por costes de reestructuración en España y Reino Unido, han conducido a una caída interanual del beneficio atribuido durante los primeros nueve meses del 35%.

Según el comunicado emitido por la entidad, si se excluyen estos cargos, el beneficio en los primeros nueve meses del año fue de 6.180 millones de euros, un 2% más que en el mismo periodo del 2018 (+3% en euros constantes, es decir, excluido el impacto de los tipos de cambio), "impulsados por el crecimiento de clientes y de volúmenes de negocio".

Solo en el tercer trimestre, la entidad obtuvo su mayor beneficio ordinario trimestral desde el segundo trimestre de 2010, de 2.135 millones de euros (+7% interanual).  "Hemos conseguido el mayor beneficio ordinario desde hace casi una década a pesar de un entorno difícil, manteniendo las buenas tendencias del primer semestre. Y lo hemos logrado gracias a la fortaleza de nuestro modelo y a la nueva organización regional que anunciamos en abril y que pone en valor la pertenencia al Grupo", valoró la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, en un comunicado.

Los depósitos de los particulares

Durante la presentación de resultados, José Antonio Álvarez, aseguró que la entidad no cobrará a los clientes particulares por los depósitos como consecuencia de los tipos negativos establecidos por el Banco Central Europeo (BCE) mientras la facilidad de depósito se mantenga en el -0,5% y no caiga aún más.  

"No veo que con los niveles actuales de los tipos se llegue a cobrar al cliente minorista. No lo veo", subrayó  el consejero delegado del banco cántabro. Al mismo tiempo, Álvarez ha remarcado que la entidad ya cobra desde hace tiempo por los depósitos a los clientes institucionales, mientras que ha reconocido que "probablemente" tendrán que ir ampliando este traslado de costes a los depósitos no operativos de los grandes clientes.

Álvarez restó relevancia al ratio de morosidad del negocio del banco en España, del 7,23%, y aunque reconoció que se trata de una tasa elevada la atribuyó a la integración del Banco Popular y confió en su progresiva normalización. "No hay nada subyacente que permita pensar en un cambio de tendencia de la morosidad" (al alza), afirmó.