Ir a contenido

Cumbre de la Empresa Familiar

La empresa familiar reclama acabar con el bloqueo político tras empeorar su visión sobre la economía

Un 63 % de los empresarios prevé un crecimiento frágil de la economía este año

La gobernabilidad es la principal preocupación de los empresarios a nivel nacional

Sara Ledo

Francisco J. Riberas, presidente del Instituto de la Empresa Familiar. 

Francisco J. Riberas, presidente del Instituto de la Empresa Familiar.  / RAFA MARTIN

El Instituto de la Empresa Familiar, el poderoso lobi formado por un centenar de empresas controladas por parientes, reclama acabar con el bloqueo político a unas semanas de las elecciones generales, tras advertir sobre una caída de la actividad económica el año próximo.

Así lo han puesto de manifiesto los más de 600 asistentes al XXII Congreso Nacional de la Empresa Familiar en su ya tradicional encuesta anual en la que señalan la gobernabilidad como su principal preocupación, por delante de las reformas estructurales, el desempleo y la demografía. El lobi empresarial puntúa con un 5,33 su visión de la economía, en una escala del 0 al 10, frente al 5,48 registrado un año antes. Entonces, habían rebajado sus expectativas desde los 6,22 puntos de 2017, cuando la serie histórica iniciada en 2008 marcó su tope.

En la encuesta de este año, además, se dispara el número de empresarios que prevén un crecimiento frágil de la actividad económica sin creación neta de empleo hasta el 63%, frente al  41% del año pasado, mientras que decrece hasta el 36% la cifra de aquellos que consideran que habrá un moderado aumento de la actividad económica con una limitada creación de empleo (un año antes era un 57%). Un 1 % cree que el aumento de la actividad económica será rápido con una intensa creación de empleo, frente al 2% del año pasado.

Una ralentización de la actividad en la que insisten al ser preguntados por las ventas, el empleo y la inversión que tienen prevista en el año 2020. Así, se reduce desde el 64% hasta el 46% el número de encuestados que prevé aumentar sus ventas y se eleva la cifra de aquellos que creen que se reducirán, desde el 8% de 2018 hasta el 19%. Además, aumenta en 9 puntos el porcentaje de los que esperan reducir su plantilla (16% de los encuestados), y en 2 puntos aquellos que piensan mantener los mismos niveles (48%). Por otra parte, mientras en 2018, el 80% de los encuestados afirmaba que invertiría este año en España, en 2020 solo prevén hacerlo el 73%.

El presidente de la organización que integra al 90% del tejido empresarial español en manos privadas, Francisco J. Riberas, insistió en señalar el bloqueo político como una de las "dificultades" que vive España en este momento, tras "varios años de gobiernos en funciones o inestables", así como el peligro de la imagen que se proyecta de Catalunya con los disturbios de los últimos días tras la sentencia del procés en clientes e inversores internacionales. "Es preciso recuperar la normalidad lo antes posible", agregó Riberas.

Al contexto político en España agregó Riberas la inestabilidad global, con el 'brexit' y la guerra comercial entre China y Estados Unidos, así como otros "grandes cambios" como la revolución digital o el cambio climático. "Todo lo que conocemos está cambiando y va a cambiar más en los próximos años", advirtió, ante la presencia del Rey, Felipe VI, y la ministra de Economía y Empresas, Nadia Calviño, encargados de inaugurar la primera jornada de este foro. 

El Rey reivindicó el papel de la empresa familiar como referente de "valores, tradición y apuesta por la competitividad que es esencial apoyar con medidas que dinamicen su crecimiento". Según Felipe VI, en épocas de "dificultad" son las empresas familiares las que tienen "mejores tasas de supervivencia", pues "la voluntad de garantizar la continuidad del negocio prevalece sobre otros objetivos". 

Nadia Calviño se mostró mucho más positiva que los empresarios sobre la situación de la economía al señalar que "España está capeando mucho mejor que otros países" la incertidumbre global. La ministra abogó por un crecimiento "estable, sin burbujas inflacionistas" ni aumentos del déficit, para lo que el Gobierno trata de aportar información sin "sobrerreacciones", dijo, con una hoja de ruta basada en tres principios: estabilidad presupuestaria, sensibilidad social y reformas estructurales.

El considerado como el principal foro económico de España se clausura este martes con la presencia del presidente del Partido Popular, Pablo Casado, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que sustituirá al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha dado plantón a los empresarios para participar en un mitin en Palencia.

Temas: Empresas