23 sep 2020

Ir a contenido

sector financiero

Bankia sostiene que todavía no ve signos de frenazo en la economía

El banco buscará nuevas vías de ingresos pero descarta cobrar por los depósitos a los minoristas

El grupo gana un 22% menos hasta septiembre por los tipos negativos y las mayores provisiones

P. Allendesalazar

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, en la presentación de resultados del tercer trimestre del 2018.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, en la presentación de resultados del tercer trimestre del 2018. / David Castro

En estos días en que se amontonan los pronósticos pesimistas sobre la situación económica, el consejero delegado de BankiaJosé Sevilla, se ha desmarcado este lunes con un mensaje moderadamente positivo. "En los datos que observamos, no estamos percibiendo esa desaceleración tan clara que se percibe a nivel social y de los medios. Veo un cierto desacople entre los mensajes que se dan y lo que vemos. Si fuera al revés, lo diría. Sería importante no autoconvencernos de que todo va mal, porque va en línea con la desaceleración prevista", ha defendido.

El ejecutivo, así, ha sostenido que el banco no ha percibido una caída de la demanda de crédito hipotecario y de consumo, como tampoco un aumento de las peticiones de refinanciación por problemas empresariales ni de los impagos. Estos, ha explicado, están directamente relacionados con la evolución del empleo y aunque el país no va a crear los más de 400.000 puestos de trabajo por ejercicio de los últimos años, generará más de 200.000 en el 2020, según las estimaciones de la entidad. La formación de Gobierno, ha añadido, sería positiva porque daría más certidumbre.

El banquero, eso sí, ha mantenido que los tipos de referencia negativos impulsados por el Banco Central Europeo (BCE) para reactivar la economía restan a Bankia 500 millones de ingresos en dos años. Ante las últimas medidas adoptadas por la autoridad monetaria en septiembre, ha defendido, el banco debe "cambiar cosas del modelo de negocio" para mejorar su facturación.

En solitario

Sin embargo, ha negado que vaya a cobrar por los depósitos a los particulares, una opción que ha dejado abierta el Sabadell. También ha proclamado una vez más que su objetivo es continuar en solitario y no protagonizar una fusión, pese a los rumores que periódicamente le vinculan al BBVA, Sabadell, CaixaBank o ING (el fondo Artisan Partners, accionista de Bankia y de la entidad holandesa, ha trasladado recientemente que lo vería con buenos ojos).

Bankia ganó 575 millones de euros entre enero y septiembre, con una fuerte caída del 22,6%. El descenso se debió principalmente a la bajada de los ingresos por los tipos bajos (-5,9%) y a las mayores provisiones (14,5%), con las que el banco ha querido mantener el peso de estas sobre los activos problemáticos tras vender varios paquetes de créditos tóxicos con pérdidas. 

Temas Bankia