25 may 2020

Ir a contenido

EPA

El paro apenas baja en 16.200 personas y cierra el verano más flojo desde el 2012

La contratación del sector público compensa un tercer trimestre muy discreto en cuanto a creación de empleo, con 69.400 ocupados más

En Catalunya el paro baja con algo más de intensidad, hasta el 10,9%, al igual que la generación de ocupados, que alcanza los 3,46 millones

Gabriel Ubieto

Imagen de archivo de la oficina del INEM en la calle Sepúlveda de Barcelona.

Imagen de archivo de la oficina del INEM en la calle Sepúlveda de Barcelona. / RICARD CUGAT

El frío del invierno ya lo ha comenzado a notar en verano el mercado laboral español. Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan la misma tendencia que constatan mes a mes las cifras de afiliación a la Seguridad Social: la creación de empleo se ralentiza trimestre tras trimestre y la tasa de paro coquetea con el estancamiento. El desempleo apenas bajó una décima este tercer trimestre, hasta el 13,9%, registrando su verano más flojo desde el 2012. Y en cuánto a creación de nuevos puestos de trabajo las cifras van parejas, pues también desde el 2012 que no se vivía una cifra tan baja. Catalunya, pese a compartir esa tónica de desaceleración, cosechó mejores números, con una reducción del desempleo de tres décimas, hasta el 10,9%, y una generación de ocupación algo más intensa, hasta alcanzar los 3,46 millones de ocupados. 

El paro bajó entre julio y septiembre en 16.200 personas respecto al trimestre anterior, hasta situar el total de desempleados en 3.214.400 personas. Este descenso del desempleo es inferior a los registrados en todos los terceros trimestres de los últimos siete años, de forma que hay que remontarse hasta el tercer trimestre de 2012 para encontrar un dato peor: el que arrojó un aumento del paro de 93.200 personas. No obstante, más por la inercia de 24 reducciones interanuales consecutivas que por el vigor de las presentes (este trimestre la tasa de paro únicamente se redujo el 0,6 puntos respecto al año anterior, cuando entonces hacía lo propio a un ritmo de 1,8 puntos), la tasa de desempleo ha cerrado este septiembre en niveles previos a la crisis, en el 13,9%. Hay que remontarse al tercer trimestre del 2008, cuando fue del 11,2% para encontrar una tasa de paro más baja. 

Pese a que los datos no son positivos, la economista senior de Funcas María Jesús Fernández, señala que "la desaceleración va al ritmo esperado". Según los cálculos de esta fundación, la creación de empleo languidecerá hasta mediados del año que viene, cuando el crecimiento tocará fondo y se alternarán trimestres con leves incrementos de ocupación y otros de leves decrecimientos. "El ciclo de crecimiento se está agotando", remarca Fernández.

El enfriamiento del mercado laboral está siendo más intenso para las mujeres que para los hombres, constatando que ellas son más vulnerables a los ciclos económicos. La brecha en términos de desempleo se ha agrandado este tercer trimestre respecto al anterior, pues mientras el paro ha bajado entre los hombres, ha aumentado entre las mujeres. El balance cerró septiembre con el 12,2% de hombres desempleados por el 15,9% de mujeres también sin empleo; casi cuatro puntos de distancia. "Más allá de la coyuntura actual, las todavía altas cifras de paro nos muestran que las políticas de empleo no están funcionando", considera el presidente de la consultora ICSA Group, Ernesto Poveda.

El desempleo prácticamente no bajó y el registro de ocupados subió con muy poca intensidad. En el tercer trimestre de este año se crearon 69.400 empleos, el 0,3% más que en el trimestre anterior, lo que situó el total de ocupados en 19.874.300 personas, su mayor nivel en once años. Sin embargo, este aumento de empleos es el menor en un tercer trimestre desde el 2012 (con la excepción del 2013, que también dejó un registro de 69.400 nuevos empleos), cuando la ocupación disminuyó en 90.800 personas.

El sector público ha tirado del empleo en este tercer trimestre del año y ha evitado números todavía más cercanos al estancamiento. De los 69.400 nuevos ocupados registrados por la EPA, prácticamente la mitad (34.200) han sido en la Administración. De hecho, este tercer trimestre ha sido el más intenso para el Gobierno y el resto de entidades públicas a la hora de ampliar plantillas, pues más de la mitad de las contrataciones públicas efectuadas durante los nueve primeros meses del 2019 se han realizado en este trimestre.

En cuanto a la calidad del empleo creado, la estadística de este tercer trimestre dejó dos notas de signo contrario. Por un lado, y siguiendo con la tesis de la inercia, el número de asalariados con contrato indefinido alcanzó la cifra más alta de la serie histórica, con 12.313.600 trabajadores fijos. No obstante, ello no es incompatible con que el peso de los contratos temporales aumentara. El 26,7% de los asalariados estaban emplados de manera eventual, tres décimas más que en el trimestre anterior. También es cierto que la cifra es menor que la del mismo periodo del año anterior, cuando la tasa de temporalidad fue del 27,4%.

Otra nota, a priori, positiva es que el empleo se amplió pero no a costa de una mayor parcialidad. El número de horas trabajadas a la semana a tiempo parcial bajó el 11,5% respecto al trimestre anterior y registro la misma cifra que en el mismo trimestre del 2018. Y la brecha de género en cuanto a parcialidad, históricamente claramente desfavorable para las mujeres, se redujo levemente y por cuarto trimestre consecutivo. Septiembre cerró con el 73,1% de las horas trabajadas a tiempo parcial copadas por mujeres, cuando en el trimestre anterior la cifra era del 74,1%.

Catalunya, por encima de la media

El mercado laboral en Catalunya cerró septiembre con registros más sólidos que el del conjunto de España, marcados sus números por una fase más madura del ciclo económico. Mientras en la esfera estatal la tendencia de momento está siendo lineal, en Catalunya ya se han producido trimestres con números a la baja y luego al alza. Como muestra las cifras del paro, que hasta septiembre bajaron más que la media española. La tasa de desempleo disminuyó tres décimas respecto al trimestre anterior y cerró en el 10,9%. Otra nota positiva es que el paro de larga duración persiste en su tendencia a la baja y en el último año se ha reducido el 15% en Catalunya.

Pese a la mejoría, el verano del año anterior el paro estaba en el 10,6%. La brecha entre hombres y mujeres en cuanto a afectación del desempleo es menor que en la media de España y en el tercer trimestre registró una diferencia de 1,2 puntos en detrimento de las mujeres (en España fue casi de cuatro).

En cuanto a creación de nuevos puestos de trabajo, Catalunya fue la segunda comunidad autónoma que más nuevos ocupados registró respecto al trimestre anterior, un total de 31.200. Solo superada por Baleares, con 41.000 nuevos ocupados. Los números fueron positivos, pero reducidos, ya que el de este año fue el verano menos intenso en creación de empleo en Catalunya desde el del 2012. Y las cotas de temporalidad, que alcanzaron al 22,8% de los asalariados, subieron respecto al trimestre anterior(21,7%) y prácticamente se mantuvieron respecto al verano del año pasado (22,9%).

En términos interanuales el empleo ha caído en todos los sectores, exceptuando el de los servicios. No obstante, el 'conseller' de Treball, Chakir El Homrani, ha mostrado especial preocupación por los 15.200 trabajadores menos registrados en este tercer trimestre en la industria, respecto al mismo periodo del año anterior. "Es un sector matriz” para la economía, es decir, “si crece, crecen todos los sectores”, ha señalado. El Homrani ha reconocido que llevar “más tiempo [en los últimos años] con gobiernos interinos que con gobiernos efectivos” , con su falta de presupuestos correspondiente tanto en el ámbito estatal como de la Generalitat, lastra especialmente el desarrollo de dicho sector.

Temas EPA Empleo Paro