18 sep 2020

Ir a contenido

política monetaria

El BCE critica las hipotecas de tipo fijo a bajo precio

El responsable de la supervisión cuestiona que estos créditos sean rentables para las entidades

La subgobernadora del Banco de España reclama a los bancos que los precios recojan todos sus costes

P. Allendesalazar

Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión del BCE.

Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión del BCE. / Reuters/ Yves Herman

Advertencia de las autoridades bancarias al sector financiero. Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) del Banco Central Europeo (BCE), ha cuestionado este miércoles en Madrid la concesión por parte de algunos bancos comunitarios de hipotecas a tipo fijo y plazos largos, 20 años o más, con tipos de interés muy bajos, pues considera que es poco probable que vayan a ser rentables para las entidades. Detrás de estas estrategias comerciales está la búsqueda de ganar negocio y clientes a costa de bajar los precios, pero suponen un riesgo para la sostenibilidad de la entidad y, si se generalizan, para la estabilidad financiera del país.

El máximo responsable de la supervisión de los bancos de la zona euro ha participado en una mesa redonda con motivo del quinto aniversario de la Unión Bancaria en el Banco de España. En el mismo foro, la subgobernadora del supervisor nacional, Margarita Delgado, ha instado a las entidades españolas a tener una política de precios adecuada, es decir, a que trasladen a los clientes el total de los costes que les supone un producto o servicio. O lo que es lo mismo, a encarecerlos. Los dos supervisores han negado que la política de bajos tipos oficiales del BCE esté provocando que el sector financiero asuma riesgos excesivos para recuperar la rentabilidad, pero han querido lanzar sendas advertencias sobre la necesidad de ser rigurosos.

En la conferencia también han participado el presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés), José Manuel Campa, y el presidente de la patronal Federación Bancaria Europea y primer ejecutivo de la entidad italiana Unicredit, Jean Pierre Mustier. Entre el público se encontraban algunos de los principales banqueros españoles, como los presidentes de CaixaBank, Jordi Güal, y Sabadell, Josep Oliú, y los consejeros delegados de Bankia, José Sevilla, y Liberbank, Manuel Menéndez.

Estabilidad en el capital

Estos y otros ejecutivos de primer nivel han mantenido tras el acto público un encuentro privado con Enria, como es ya habitual en esta época del año. Según fuentes del sector, ha sido una reunión muy técnica en la que se ha hablado sobre todo de capital. Enria, afirman, ha admitido que es hora de dar certidumbre a los inversores y a las entidades sobre cuánta solvencia se va a exigir a los bancos. También se ha mostrado favorable a dar cierta flexibilidad en las políticas de capital: no se trata de reducir las exigencias, sino de no seguir aumentándolas en según qué casos.

Todavía en la parte pública, el presidente del MUS ha admitido que parte de la culpa de la baja valoración bursátil de los bancos europeos se debe a que los inversores no saben cuándo acabará el proceso de aumento de los requisitos de capital a las entidades y ha asegurado que su institución intentará aclararlo en los próximos meses. Con todo, también les ha puesto deberes: reducir sus costes y reenfocar su modelo de negocio hacia las áreas que les den más rentabilidad. Delgado, por su parte, les ha instado a plantearse fusiones nacionales para ganar eficiencia y cuota de mercado y ha considerado que las uniones con entidades de otros países no son atractivas en estos momentos.