Ir a contenido

Bruselas amonesta a España y le exige "cuanto antes" un presupuesto actualizado

El borrador del plan presupuestario para el 2020 no ha convencido a la Comisión Europea que alerta de la subida del gasto público y del riesgo de desvío del déficit

Silvia Martínez / Bruselas

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.

La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. / DAVID CASTRO

El borrador de plan presupuestario para 2020 remitido el pasado 15 de octubre por el Gobierno de Pedro Sánchez no ha convencido en Bruselas y así se lo ha transmitido este martes la Comisión Europea de forma oficial a la ministra de economía, Nadia Calviñoen una carta con un mensaje principal: el proyecto presupuestario español corre el "riesgo de desviación significativa en 2020 y del ajuste estructural requerido", tanto en 2019 como el próximo año.

La Comisión Europea es consciente de que, dada la situación del gobierno en funciones, el borrador se ha elaborado sin cambios de política y que no hay modificaciones en el equilibrio estructural previsto en 2020. Pero, “una vez recalculado por los servicios de la Comisión, según la metodología acordada, el cambio en el saldo estructural lleva a una mejora del 0,1% del PIB , que no alcanza el ajuste estructural recomendado del 0,65% del PIB”, avisa la misiva, firmada por el vicepresidente Valdis Dombrovskis y el comisario Pierre Moscovici.

El primer vistazo al plan presupuestario también deja un segundo problema: la tasa de crecimiento nominal del gasto público anticipada por el Gobierno es del 3,8%, cuatro veces por encima del 0,9% recomendado, lo que augura que España incumplirá los objetivos establecidos el pasado 9 de julio por el Consejo de ministros de economía y finanzas de la UE (Ecofin) al disparar el gasto público muy por encima de lo previsto. En este sentido, las proyecciones tampoco garantizan el cumplimiento de la senda de deuda del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en 2020. 

El borrador remitido por España incluye un nuevo cuadro macroeconómico que rebaja la previsión del crecimiento al 2,1% en 2019 y al 1,8% en 2020 con una previsión de una subida de las pensiones del 0,9% y un aumento de los sueldos públicos del 2%. Sin embargo, al ser un escenario inercial no se incluyen nuevas medidas tributarias.

Presupuesto actualizado

“Aunque entendemos que la presentación del proyecto de presupuestos va con retraso respecto al calendario habitual queremos resaltar la importancia de remitir un proyecto de presupuestos actualizado”, urge el Ejecutivo comunitario que insta a las autoridades españolas a remitir el nuevo plan a Bruselas tan pronto como el nuevo gobierno que salga de las elecciones del 10 de noviembre lo presente en el Congreso de los diputados. "Invitamos a las autoridades españolas a enviar, tan pronto como el borrador de presupuestos sea enviado al Parlamento español, un plan actualizado a la Comisión Europea y al Eurogrupo, que garantice el cumplimiento con la recomendación del Consejo para España". 

Las cartas de este tipo se envían cuando, tras el análisis preliminar, los técnicos comunitarios concluyen que existe un "riesgo serio de incumplimiento" de las normas comunitarias. Se trata de un primer paso en el examen que cada año realiza la Comisión Europea de los planes presupuestarios en el marco del semestre europeo, cuyo objetivo es identificar posibles desvíos que puedan poner en riesgo la estabilidad de la zona euro.

Además de España, también han recibido en esta ocasión una misiva de advertencia de Bruselas países como Italia, Francia, Bélgica y Portugal mientras que Finlandia la recibió a mediados de octubre alertando del creciente gasto público que, según explicó el gobierno, se debe a una medida temporal para impulsar el empleo. En el caso italiano, el análisis preliminar señala que las medidas incluidas para reducir el gasto público son insuficientes y que, al igual que el año pasado, incumplirán la senda de deuda el próximo año además de quedarse cortos en el ajuste estructural. El mensaje enviado al ministro de finanzas francés, Bruno Le Maire, es muy similar y también augura que habrá incumplimiento de la deuda.