Ir a contenido

Reacciones

Rechazo casi unánime de las patronales y sindicatos catalanes a la sentencia

El Consell de Cambres rechaza el fallo del Supremo, Foment no se pronuncia y el Cercle reclama retomar la vía de la política y el diálogo

A nivel estatal, CCOO pide diálogo, no polarizar el discurso para dar alas a opciones ultranacionalistas y rechaza la aplicación de un nuevo 155

Gabriel Ubieto

Participantes en una de las manifestaciones celebradas en Barcelona contra el juicio del ’procés’.

Participantes en una de las manifestaciones celebradas en Barcelona contra el juicio del ’procés’. / JORDI COTRINA

Las principales entidades del mundo económico catalán han manifestado este lunes de forma casi unánime su rechazo a la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo sobre los líderes del 'procès'. Algunas de ellas no quisieron compartir la misma tarima desde donde expresar su disconformidad y el gran ausente fue Foment del Treball, que declinó realizar ningún tipo de declaración. En paralelo a las primeras reacciones, los agentes del diálogo social en Catalunya se encuentran trabajando de forma subterránea y con voluntad de discreción para consensuar una postura unitaria que consiga sacar en la misma fotografía a FomentPimecCCOO UGT.

Los sindicatos se han conjurarado el mediodía de este lunes en plaza Sant Jaume, en la lectura de un manifiesto en el que estaban más de 115 firmantes y prácticamente las mismas piezas que en la "Taula per la Democràcia", plataforma alrededor de la que se agruparon antes del referéndum del 1 de Octubre. La diferencia es que en la fotografía del primer día después de la sentencia la imagen ha sido poco definida, más unida por el rechazo frontal a la condena y la defensa de los derechos y las libertades más básicas que no en las acciones de respuesta a partir de esta.

Entre esos 115 firmantes ha entrado a última hora la ANC y ha participado desde un discreto segundo plano el sindicato con el que comparte más afinidades, la independentista Intersindical-CSC, que tiene una huelga general convocada para este viernes. También han participado diversos colegios profesionales (enfermeros, ingenieros o arquitectos, entre otros), la patronal de la metalurgia de Girona y la patronal vallesana Cecot, con su presidente, Antoni Abad, en primera fila de la foto. Esta organización está afiliada a Foment del Treball, que ha declinado pronunciarse una vez conocida la sentencia, y que ya la semana pasada se negó a firmar un comunicado conjunto con Pimec, CCOO y UGT, según coinciden diversas fuentes presentes en dichas conversaciones. Esas mismas fuentes también coincidieron en que seguirán insistiendo en las próximas semanas para conseguir una imagen de unidad de los principales agentes sociales de Catalunya.

Las patronales piden no alimentar el conflicto

Pimec, por su parte, ha preferido conservar perfil propio y ha manifestado su rechazo a la sentencia mediante un comunicado, en el que ha declarado que la condena "no ayudará a resolver el conflicto político, sino al contrario". También ha exigido "respeto, diálogo y cooperación entre las diferentes opciones" para una "saludable normalidad democrática". Desde el mundo empresarial también se ha pronunciado el Consell General de Cambres de Catalunya, que ha considerado que la sentencia debiera haber sido absolutoria y se ha mostrado contrario a cualquier huelga como respuesta.

En ese punto han coincidido las Cambres con el Cercle d'Economia, que ha pedido respeto para la decisión judicial y ha reivindicado que el fallo del Tribunal Supremo suponga "un punto de inflexión" para retomar la vía de la política y el diálogo. El Cercle también ha rechazado la aplicación del 155 como respuesta del Estado. En una línea parecida, aunque más disconforme con el fallo judicial se ha pronuniciado a nivel estatal CCOO, que ha pedido diálogo, no polarizar el discurso para dar alas a opciones ultranacionalistas y ha rechazado la aplicación de un nuevo 155. 

La confederación de UGT ha realizado a última hora de la tarde un comunicado a nivel estatal, en el que ha llamado a acatar la sentencia, aunque ha considerado que las penas de prisión "empeoran y retrasan una solución política". Cabe recordar que una de las condenadas, la 'ex consellera' de Treball Dolors Bassa, es afiliada a UGT y fue durante años la secretaria general de la central en Girona. UGT a nivel estatal también ha reivindicado que "las consecuencias de esta sentencia no pueden capitalizar toda la atención ni en Catalunya ni en el conjunto de España hasta el extremo de ocultar una vez más los problemas de las personas, como los salarios, las pensiones, la precariedad laboral, las políticas de igualdad o sociales o el restablecimiento de derechos".

El sindicalismo alternativo teme una ola represiva

El sindicalismo alternativo también expresó mediante sus respectivos comunicados su rechazo a la sentencia del juicio del 'procés'. La CGT, el tercer sindicato en número de afiliados en Catalunya, ha considerado que con esta sentencia "se ha escrito una nueva página en el rearmamiento represivo y punitivo del Estado, ya que abre la puerta a tipificar con el delito de sedición reuniones y manifestaciones incómodas para el Estado y Gobierno de turno", ha afirmado en un comunicado.

Y el sindicato mayoritario entre la Función Pública catalana y con fuerte representación en las escuelas públicas y el colectivo de médicos de la pública, la Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC), ha exigido la "amnistía" para los condenados y ha mostrado su apoyo a las diferentes movilizaciones que tengan lugar en las próximas horas o semanas que protesten en dicha dirección. "Ejercer el derecho de autodeterminación no es un delito y por lo tanto se ha de promulgar una ley de amnistía", ha declarado el sindicato en un comunicado.

El CSIF, sindicato mayoritario entre los trabajadores de la Administración General del Estado pero con poco peso en Catalunya, ha pedido "respeto" a la sentencia del Supremo.